Un asesino frío y muy cruel

La investigación descarta la implicación de varios antiguos militares neonazis y apunta a que el homicida es el mismo que acabó con tres soldados la semana pasada.

2

Francia llora la muerte, el pasado lunes, de tres niños y un adulto en un colegio judío de Toulouse, mientras las investigaciones continúan su curso. Según se pudo conocer ayer, el hombre que asesinó a estas cuatro personas grabó, al parecer, con una cámara el tiroteo, mientras se especula que el objetivo de este crimen es difundir el vídeo por Internet, lo que le convierte, en palabras del ministro del Interior galo, Claude Guéant, en un acto «de extremada crueldad».

Fue el propio Guéant quien desveló que el autor de los disparos llevaba una cámara. «Es un dispositivo de grabación de imágenes que se coloca sobre el pecho y que se ata mediante correas. No sé si lo grabó todo, pero se ha visto ese aparato», explicó.

El ministro precisó que se trata de un terminal que «permite grabar imágenes con un gran angular y verlas luego en un ordenador», al tiempo que agregó que, de momento, no tiene constancia de que esas imágenes hayan sido difundidas, pero si ése fuese el objetivo del asesino, pondría de relieve su «crueldad». «Esto muestra un perfil de una persona muy fría, muy decidida, con gestos precisos y, por lo tanto, muy cruel», afirmó.

El titular del Interior destacó que «los vídeos de las cámaras de vigilancia han proporcionado algunos datos sobre la Scooter que utilizó el asesino en Toulouse», pero son datos «frágiles». «Si fuese identificado, habríamos avanzado mucho, pero aún no hemos llegado a ese punto», añadió.

Mientras tanto, más de 200 policías fueron movilizados para tratar de localizar al hombre que, además de haber realizado el tiroteo del lunes, podría ser también la persona que mató a tiros a tres militares franceses de origen magrebí y de las Antillas la semana pasada en Toulouse y Montauban.

En los tres ataques, el agresor usó una Scooter robada y un revólver Colt 45. La Policía está buscando a un hombre que podría ser un tirador experto, así como la motocicleta en la que huyó. «Una investigación como ésta requiere un gran esfuerzo, y todo ese esfuerzo se está haciendo. Estoy seguro de que va a llegar a buen término, pero tenemos que seguir trabajando», declaró Guéant.

Respecto a la posibilidad de que el asesino sea un neonazi, el ministro indicó que los responsables de la investigación están analizando «todas las hipótesis». Eso sí, descartó la implicación en el caso de los tres exmilitares que fueron expulsados del Ejército en 2008 por haberse fotografiado haciendo el saludo nazi ante una bandera con la cruz gamada.

Uno de ellos ya había sido interrogado la semana pasada. Ese primer acusado fue puesto en libertad una vez concluidas las preguntas, mientras que los otros dos fueron abordados ayer y también desestimados como implicados en ese crimen.

El del pasado lunes es el ataque antisemita que más víctimas mortales ha causado en territorio francés desde hace 30 años. En 1982, seis personas fallecieron durante un ataque con disparos y una granada en París, en el barrio judío de Marais.

Por otro lado, todos los colegios galos guardaron un minuto de silencio en memoria de los cuatro fallecidos en Toulouse, mientras el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se reunió con líderes musulmanes y judíos.

Además, hoy se celebrará una jornada de luto en el país, coincidiendo con el funeral de los tres uniformados asesinados la semana pasada, un acto que estará presidido por el propio jefe del Ejecutivo.