Último adiós a Hugo Chávez

Miles de personas acompañan al comandante en su traslado en una cabalgata encabezada por el Gobierno de Nicolás Maduro, la cúpula militar y el boliviano Evo Morales.

0

En medio de una masiva manifestación de duelo, el cuerpo de Hugo Chávez fue trasladado ayer al Museo Militar de Caracas, donde reposará hasta que la familia del fallecido mandatario decida el destino definitivo de sus restos, que fueron exhibidos durante nueve días en la Academia Militar.

Tras una misa celebrada en la capilla ardiente, abierta desde el pasado día 6 hasta la madrugada de ayer, el féretro cubierto con una bandera nacional hizo un primer recorrido por el patio del recinto castrense, cargado por ocho soldados, para que una guardia de honor le rindiese su último tributo. Posteriormente, fue despedido por salvas de cañonazos en un campo adyacente a la Academia.

Mientras aviones de combate surcaban el cielo, el ataúd fue llevado por sus familiares hasta la carroza que los trasladó por Caracas hasta el lugar temporal de reposo.

El cortejo fúnebre, compuesto por miles de venezolanos que quisieron arropar por última vez a su comandante, estuvo encabezado por el Gobierno del país, la cúpula militar y el presidente de Bolivia, Evo Morales, que se sumó a la comitiva. Los seguidores del líder bolivariano portaban camisetas rojas con insignias en las que expresaban su sentida despedida a Chávez.

La cabalgata fue tan multitudinaria porque el Ejecutivo decretó el día no laborable, por lo que muchos trabajadores pudieron asistir al desfile.

El Gabinete que ahora encabeza Nicolás Maduro insistió en que el cuerpo del comandante permanecerá en el Museo hasta que la familia decida el destino final de sus restos, ante la dificultad para embalsamarlo y exhibirlo, al igual que se hizo con el líder de la revolución soviética Vladimir Lenin (que se encuentra de cara al público en la Plaza Roja de Moscú), tal como había anunciado la semana pasada su sucesor en el cargo.

En esta ocasión, el largo período de tiempo pasado desde la defunción hasta la operación de «inmortalizar» el cuerpo ha dificultado toda opción, ya que los restos se encuentran en un avanzado estado de putrefacción, a pesar de que fue tratado tres veces con formol para conservarlo de la mejor manera posible.

Expertos apuntaron que el Gobierno debería haber dispuesto el embalsamamiento la misma noche de su fallecimiento, porque el proceso requiere un mínimo de ocho horas de tratamiento tras la defunción.

«Defensa de su legado»

Mientras, en la ceremonia de despedida del comandante, el general Jacinto Pérez, que fue instructor del difunto mandatario en su carrera militar, recordó que «hablar de Chávez es hacerlo de Simón Bolívar».

Asimismo, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, destacó el liderazgo del fallecido y aseguró que sus «hijos» defenderán su legado. «Ahora es cuando nos va a cuidar y ayudar. Chávez fue el político más prudente y consciente de nuestra historia y nosotros tenemos que seguir construyendo el socialismo, como el comandante nos lo instruyó», indicó.

Su hija María Gabriela leyó una carta de despedida en la que le llamó «mi gigante».

«Gracias comandante por devolvernos la patria», señaló la joven en su mensaje.