G7 Summit Charlevoix
Fotografía de familia de los principales líderes mundiales all inicio de la cumbre del G7 . / EFE
Publicidad

El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, rechazó ayer la posibilidad de invitar de nuevo a Rusia a las reuniones del G7, una propuesta que lanzó este mismo viernes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y ya ha apoyado el primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

“Veo mucha especulación sobre un G6+1, un G7-1 o un G7+1. Pero dejemos el G7 como está, es el número de la suerte, al menos en nuestra cultura”, dijo el polaco en una rueda de prensa en Charlevoix (Canadá), donde tiene lugar la cumbre.

Tusk, además, enfatizó que la reacción del portavoz del Kremlim, Dimitri Peskov, fue “bastante clara” porque aclaró que Moscú está más interesada en otros formatos que no son el G7.

A su lado, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, recordó que la UE “rechaza” las formas “agresivas” de Rusia y defiende que Moscú “violó el Derecho Internacional” con la anexión de Crimea y su actuación en el este de Ucrania.

Excelente preparación

La comparecencia de prensa de los dos mandatarios europeos tuvo lugar minutos antes de que comenzase la reunión del G7, que Tusk espera “de todo menos fácil” a pesar de la “excelente” preparación por parte de las autoridades canadienses. “Es evidente que el presidente americano y el resto del grupo siguen sin estar de acuerdo en comercio, cambio climático y el acuerdo nuclear con Irán”, explicó.

“Lo que más me preocupa, sin embargo, es el hecho de que el orden internacional basado en normas está siendo desafiado. Con sorpresa, no por los sospechosos habituales, sino por su principal arquitecto y garante: Estados Unidos”, lamentó.

En otro índole de temas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó ayer a Francia y Canadá de imponer “tarifas excesivas” a Estados Unidos un día antes del inicio de la cumbre del G7, que tendrá lugar en Quebec, Canadá, durante los días 8 y 9 de junio.
“Por favor, decidles al primer ministro (Justin) Trudeau y al presidente (Emmanuel) Macron que están cargando con tarifas excesivas a Estados Unidos y están creando barreras no monetarias”, indicó el dirigente estadounidense en su cuenta de Twitter.

Comercio internacional

Asimismo, el magnate neoyorquino destacó que está “deseando verlos” durante el evento, que estará marcado por el comercio a nivel internacional y los aranceles debido a la decisión de Washington de comenzar a gravar las importaciones de otros países.

La pasada semana en concreto, el Ejecutivo de Trump decidió comenzar a aplicar aranceles a las importaciones de acero y aluminio procedentes de la Unión Europea, Canadá y México. Como respuesta, estos países tomaron las mismas medidas contra Estados Unidos. México y la Unión Europea incluso anunciaron que llevarían el caso ante la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Aunque no acudirá a la cumbre, China también se encuentra en una disputa comercial con EE.UU. El pasado fin de semana, el secretario de Comercio del país norteamericano, Wilbur Ross, se reunió con una delegación china para acercar posturas comerciales y se avanzó en temática agrícola y energética.

No obstante, a comienzos de mayo, Trump llegó a amenazar con imponer aranceles a los productos chinos por valor de 150.000 millones de dólares (126.828 millones de euros).