El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, a su llegada a una reunión en Bruselas.
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, a su llegada a una reunión en Bruselas. / EFE
Publicidad

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, reiteró ayer que el Acuerdo de Retirada “no está abierto a la renegociación” y dijo no saber “qué quiere Reino Unido”, tras reunirse con la primera ministra británica, Theresa May. “Mi mensaje a la primera ministra Theresa May: La posición de la UE es clara y consistente. El Acuerdo de Reitera no está abierto a la renegociación”, señaló en un mensaje en su cuenta en la red social Twitter.

“Ayer, descubrimos lo que no quiere Reino Unido. Pero aún no sabemos qué quiere Reino Unido”, agregó en su mensaje. La reunión tuvo lugar para abordar la situación tras el voto de la víspera en el Parlamento británico pidiendo una renegociación del acuerdo del brexit que la UE rechaza de plano. Así, fue acordada a petición de la ‘premier’, según indicaron a los medios fuentes europeas.

La Cámara de los Comunes aprobó el martes encargar a May que regrese a Bruselas para tratar de renegociar el Tratado de Retirada, en especial para modificar la salvaguarda diseñada para evitar la vuelta a una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del Norte.

El mecanismo

Muchos diputados ven con recelo ese mecanismo porque creen que “atrapará” a Reino Unido en la Unión Aduanera de manera indefinida, pero el bloque de los 27 lo ve como un requisito irrenunciable para un brexit ordenado y para proteger la paz en el Úlster.

“El ‘backstop’ es parte del acuerdo de retirada y el acuerdo de retirada no está abierto a renegociación. Las conclusiones del Consejo europeo de diciembre son muy claras al respecto”, dijo Tusk el martes a través de uno de sus portavoces, en un mensaje consensuado con los jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

Por otro lado, el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, trasladó a su homóloga británica, Theresa May, que el acuerdo para el brexit no será renegociado, al tiempo que ha recalcado la necesidad de un ‘backstop’ “robusto legalmente que sea factible en la práctica”, dijo.
Varadkar y May mantuvieron una conversación telefónica en la que ambos líderes acordaron mantenerse en contacto en las próximas fechas, según un comunicado de la oficina del primer ministro recogido por la cadena de televisión local RTE.

El Gobierno de Irlanda ya dijo el martes que el acuerdo sobre el brexit no está abierto a la renegociación, después de que May confirmara que intentará abordar nuevamente el pacto.