El presidente de EEUU, Donald Trump, con su homólogo norcoreano, Kim Jong-un en la divisoria de las dos Coreas.
Publicidad

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, celebraron una histórica e improvisada cumbre en la militarizada frontera intercoreana que sirvió para reactivar las conversaciones sobre desnuclearización, estancadas desde febrero.

Tras concluir su encuentro con Kim, Trump dijo que “en las próximas dos o tres semanas van a empezar a trabajar los equipos”, y que al frente de la delegación estadounidense van a estar el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el enviado especial de EEUU para Corea del Norte, Stephen Biegun.

El reinicio de estos contactos es el resultado de un encuentro organizado de manera inesperada que acabó convertido en una cumbre informal y que contó nuevamente con el apoyo del presidente surcoreano, Moon Jae-in, una figura clave para mediar en el proceso de desnuclearización.

El encuentro arrancó con un momento histórico cuando Trump y Kim se encontraron ante la línea divisoria que separa las dos Coreas, que se mantienen en guerra desde casi 70 años, en lo que supuso la primera reunión entre líderes de EEUU y Corea del Norte en la emblemática frontera.

Ambos se saludaron con un apretón de manos e intercambiado unas breves palabras, con Kim diciendo: “Me alegro de verle de nuevo. No esperaba verle jamás en este lugar”.

Igualmente histórico fue cuando Trump decidió cruzar la línea de demarcación militar y se ha convertido en el primer presidente estadounidense en pisar territorio norcoreano.

Valentía

“Se trata de un momento histórico que pretende poner fin al conflicto en la península”, explicó después Kim, que añadió que el gesto de Trump fue “valiente” y que demuestra “su voluntad de eliminar todo el pasado de infortunio y abrir un futuro nuevo”.

Por su parte, el presidente estadounidense dijo que “están pasando cosas muy positivas” en la península a raíz del acercamiento entre Washington y Pionyang iniciado el año pasado. “Nos hemos reunido y nos gustamos el uno al otro desde el primer día y eso es lo que importa”, afirmó.

Finalmente el encuentro fue más allá del efecto puramente simbólico y publicitario que preveía la mayoría de analistas cuando los dos mandatarios se reunieron durante casi una hora a puerta cerrada.

El titular de la Casa Blanca aseguró que se trató de “una reunión muy consistente” y que “no hay prisa” por completar la desnuclearización de Corea del Norte.