El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se dirige por videoconferencia a la embajada en Jerusalén.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se dirige por videoconferencia a la embajada en Jerusalén. / efe
Publicidad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reiteró ayer el “compromiso” de su Gobierno para lograr “un acuerdo de paz duradero” entre israelíes y palestinos, coincidiendo con el “gran día” que, en su opinión, supone la apertura formal de la Embajada norteamericana en Jerusalén. Trump se pronunció durante la ceremonia de inauguración de la nueva legación, que Estados Unidos ha hecho coincidir con el 70º aniversario de la creación del Estado de Israel, un “gran amigo”. A través de un vídeo, el presidente norteamericano felicitó a los israelíes por esta histórica jornada.

“Israel es una nación soberana con el derecho, como cualquier otra nación soberana, a determinar su propia capital”, defendió Trump, que el 6 de diciembre reconoció Jerusalén como “la verdadera capital” de Israel, a pesar de que los palestinos también reivindican Jerusalén Este como capital de su futuro Estado.

Trump lamentó que Estados Unidos no haya reconocido hasta ahora “lo obvio” y recordó que Jerusalén, “capital del pueblo judío”, ya alberga algunas de las principales instituciones israelíes. En este sentido, consideró que su gesto llega con “muchos años” de retraso.

Acuerdo de paz

Pese a las críticas, defendió que Washington sigue estando “plenamente comprometido” para lograr un “acuerdo de paz duradero” en la región. “Nuestra mayor esperanza es la paz”, dijo, en el marco de un mensaje en el que quiso reivindicar su “amistad” no solo con los israelíes, sino también con los palestinos y con “todos los vecinos”. “Es un gran día para Israel. ¡Felicidades!”, proclamó el presidente de Estados Unidos en Twitter.

El Gobierno de Estados Unidos estuvo representado en la ceremonia de Jerusalén por una delegación encabezada por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y por Ivanka Trump y Jared Kushner, hija y yerno de Trump, para quien ambos trabajan en calidad de asesores.

Kushner, principal asesor para Oriente Próximo, tomó la palabra durante el acto para subrayar que “cuando el presidente hace una promesa, la cumple”. En su opinión, al trasladar su Embajada a Jerusalén, Estados Unidos “vuelve a demostrar al mundo que es un país en el que se puede confiar”. “Estamos junto a nuestros amigos y aliados”, añadió Kushner.