Trump dice que quien comercie con Irán no lo hará con EEUU

El mandatario remarca que se han impuesto “las sanciones más duras nunca aprobadas” tras el final del pacto nuclear • La UE instaura mecanismos para proteger a sus empresas

16
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una intervención reciente.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una intervención reciente. / EFE
Publicidad

El presidente estadounidense, Donald Trump, advirtió de que “quien haga negocios con Irán no los hará con Estados Unidos”, coincidiendo con la recuperación de varias de las sanciones que fueron congeladas tras la entrada en vigor del acuerdo firmado en 2015.

“Las sanciones de Irán se han impuesto oficialmente. Son las sanciones más duras aprobadas nunca y en noviembre todavía aumentarán un nuevo nivel”, afirmó Trump en Twitter, desde donde se erigió en defensor de la “paz mundial” por sus críticas contra la República Islámica.

Sin mencionar expresamente a ningún país o bloque, el mandatario norteamericano subrayó que “quien haga negocios con Irán no los hará con Estados Unidos”. La UE ha puesto en marcha un mecanismo para proteger a sus empresas de los castigos estadounidenses con el objetivo, por ejemplo, de mantener abiertos los canales financieros con Irán y continuar con las exportaciones de gas y petróleo.

Sin acuerdo nuclear

Trump decidió el pasado mes de mayo retirar a Estados Unidos del acuerdo nuclear, por virtud del cual la República Islámica se comprometía a limitar su industria atómica a cambio de que la retirada progresiva de las sanciones internacionales en su contra.

El magnate neoyorquino dio entonces un periodo de gracia de 90 días para mantener en suspenso las medidas punitivas, con la intención de que en este plazo de tiempo el régimen de los ayatolás accediera a negociar un nuevo pacto, algo a lo que el Gobierno de Hasán Rohani se ha negado.

Vencido el plazo, Estados Unidos ha recuperado la prohibición de comprar dólares, el veto a las transacciones con riales y relativas a la deuda iraní, el comercio de oro y otros metales preciosos, sobre el grafito, aluminio, hierro, cobre y el software para uso industrial y sobre el sector automovilístico.