Donald Trump canceló la cumbre con el lider norcoreano Kim Jong-Un prevista en junio, y la vuelve a retomar.
Donald Trump canceló la cumbre con el lider norcoreano Kim Jong-Un prevista en junio, y la vuelve a retomar. / EFE
Publicidad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dejó ayer la puerta abierta a que su cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong Un, cancelada el jueves, pueda finalmente tener lugar en la fecha prevista dado que actualmente hay conversaciones en curso con Corea del Norte.

“Veremos qué pasa, estamos hablando con ellos ahora”, indicó Trump a la prensa al ser preguntado por la reacción de Pyongyang a la cancelación de la cumbre, que ha considerado “una bonita declaración”. “Podría ser el 12 de junio”, ha agregado, asegurando que la parte norcoreana está muy interesada en que el encuentro se produzca.

Antes de estas declaraciones, Trump ya había considerado en su cuenta de Twitter una “muy buena noticia” la “calurosa y productiva” respuesta que dio el régimen de Corea del Norte a la cancelación del encuentro previsto para el 12 de junio en Singapur con Kim Jong Un.

“Pronto veremos a dónde nos lleva, espero que a una prosperidad y a una paz largas y duraderas”, escribió, en un mensaje en el que también advertió de que “solo el tiempo (y el talento) lo dirá”.

Trump anunció el jueves que cancelaba su encuentro con Kim a raíz de la escalada de declaraciones de las últimas semanas, que han incluido insultos al vicepresidente norteamericano, Mike Pence. El presidente de Estados Unidos argumentó que sería “improcedente” seguir adelante con los planes.

Pyongyang respondió con un mensaje de aparente cautela, sin elevar el tono del discurso. “Expresamos nuestra voluntad de sentarnos cara a cara con Estados Unidos y resolver los problemas en cualquier momento y de cualquier manera”, dijo ayer viernes el viceministro de Asuntos Exteriores norcoreano, Kim Kye Gwan.

Respuesta de Corea

El nuevo tono conciliador empleado por Pyongyang puede que haya reconducido lo que parecía haberse roto tras la cancelación de la cumbre de Singapur el jueves por el magnate neoyorquino.

A través de Twitter, el republicano consideró “muy buena noticia” la “calurosa y productiva” respuesta que dio el régimen norcoreano a la suspensión del encuentro del 12 de junio.

Asimismo, la comunidad internacional reclamó paciencia a ambas partes, mientras Seúl aboga por reanudar de manera inmediata los contactos con Washington y entre las dos Coreas.

Tras una semana de escalada verbal creciente, que hacía aumentar la tensión por minutos, Pyongyang retomó el tono conciliador después de que el presidente de EEUU suspendiera el jueves la cumbre prevista con su homólogo norcoreano.

Trump, siempre hábil en el lenguaje ambiguo, canceló el encuentro a causa de las “declaraciones abiertamente hostiles” del régimen comunista pero dejaba también la puerta abierta a que las negociaciones pudiera llegar a celebrarse. Corea del Norte no tardó en responder y recoger el guante.

En este sentido, el viceministro de Asuntos Exteriores norcoreano, Kim Kye Gwan, destacó este viernes que su país está dispuesto a mantener conversaciones con Estados Unidos y a resolver las diferencias entre ambas naciones.

“Expresamos nuestra voluntad de sentarnos cara a cara con Estados Unidos y resolver los problemas en cualquier momento y de cualquier manera”, manifestó Kim a través de un comunicado.

“Nuestro compromiso por hacer nuestro mayor esfuerzo por el bien de la paz y la estabilidad para el mundo y la península de Corea no ha cambiado y mantenemos nuestra mente abierta para dar tiempo y una oportunidad a Estados Unidos”, aseveró.

Además, Kim aseguró que la decisión de Estados Unidos de cancelar las conversaciones de forma unilateral demuestra lo grave que es la hostilidad entre Corea del Norte y Estados Unidos, lo que, demuestra la necesidad urgente de celebrar una reunión entre los líderes de ambos países, según el viceministro.

“A pesar de todo esto, la decisión unilateral de Estados Unidos de cancelar las conversaciones hace que reconsideremos si todos los esfuerzos y el camino que hemos tomado es realmente el correcto o no”, afirmó Kim.

Las declaraciones llegaron después de que la Casa Blanca publicara la carta al líder norcoreano para informarle de que la cumbre quedaba cancelada. En la misiva, el presidente Trump, consideró “inapropiado” seguir adelante con la cumbre, teniendo en cuenta la “hostilidad” con la que ha actuado Kim.