Donald Trump, en una ruedda de prensa sobre la cancelación de la cumbre bilateral con el líder nocoreano.
Donald Trump, en una ruedda de prensa sobre la cancelación de la cumbre bilateral con el líder nocoreano. / EFE
Publicidad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, trasladó por carta al dirigente de Corea del Norte, Kim Jong Un, que considera “inapropiado” seguir adelante con la cumbre prevista para el 12 de junio en Singapur, habida cuenta de la “hostilidad” con la que considera que ha actuado en los últimos días el líder norcoreano.

“Sirva esta carta para afirmar que la cumbre de Singapur, por el bien de las dos partes, aunque en detrimento del mundo, no tendrá lugar”, anunció Trump en la misiva, difundida este jueves por la Casa Blanca y en la que se asegura que la reunión se había organizado por iniciativa del régimen norcoreano “aunque eso es totalmente irrelevante”.

Así, aunque agradeció “el tiempo, la paciencia y los esfuerzos” dedicados a la organización de dicho encuentro, Trump considera que “la tremenda ira y la abierta hostilidad” demostrada por Kim Jong Un en sus últimas declaraciones hacen que sea “inapropirado” seguir adelante con dicha cita. La Casa Blanca, en concreto, afeó las últimas críticas al vicepresidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Amenazas previas

Kim ya había amenazado con cancelar la cumbre si Washington seguía reclamando una desnuclearización unilateral, lo que hizo temer por la continuidad de una reunión que debía servir para rebajar las tensiones en la península de Corea. El dirigente norcoreano ya se vio el 27 de abril con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae In.

Moon convocó a sus principales asesores de seguridad tras el anuncio de la Casa Blanca. “Estamos intentando averiguar cuál es la intención del presidente Trump y el significado exacto” de su anuncio, explicó un portavoz de la Presidencia surcoreana, Kim Eui Kyeom, según la agencia Yonhap.

“Hablas de vuestra capacidad nuclear, pero la nuestra es tan masiva y potente que rezo a Dios para no tener que usarla nunca”, advertió Trump en su carta, en la que sin embargo volvió a apelar al “diálogo” como elemento clave para resolver las disputas abiertas. De hecho, aprovechó para agradecer al Gobierno de Corea del Norte el “bonito gesto” de liberar a tres presos estadounidenses.

Trump no rechazó de plano verse en un futuro con Kim e incluso le instó a “llamar o escribir” si “cambia de idea” sobre la celebración de dicho encuentro.
Para el mandatario norteamericano, “el mundo, y Corea del Norte en particular, ha perdido una gran oportunidad para la paz duradera y la prosperidad”. “Esta oportunidad perdida es un momento verdaderamente triste de nuestra historia”, concluyó.

Críticas a Pence

Una fuente de la Casa Blanca explicó después de la difusión de la Carta que “la gota que ha colmado el vaso” de la paciencia norteamericana ha sido la reacción norcoreana a Pence, que advirtió recientemente de que Corea del Norte podría correr la misma suerte que Libia. Para Pyongyang, las declaraciones de Pence fueron “ignorantes” y “estúpidas”.

“La puerta trasera sigue abierta por si los norcoreanos quieren entrar, pero esto implica que tiene que haber un cambio de retórica (…) como mínimo”, ha advertido la fuente de Washington, según la agencia de noticias Reuters.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, también lamentó que Pyongyang haya endurecido su discurso en los últimos días y ha admitido que, a la luz del contexto actual, era imposible concretar “una reunión exitosa” entre los dos mandatarios.

No obstante, rechazó que la cancelación implique que Kim pueda ser considerado un “líder débil”. “De hecho, ha demostrado una gran capacidad para liderar a su país y a su equipo”, apuntó el jefe de la diplomacia ante el Senado.