El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, posa ante los medios de comunicación en la Casa Blanca.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, posa ante los medios de comunicación en la Casa Blanca. / efe
Publicidad

El presidente estadounidense, Donald Trump, advirtió ayer a su homólogo iraní, Hasán Rohani, de que “no vuelva a amenazar a Estados Unidos” a menos que quiera enfrentarse a graves consecuencias. “Nunca jamás amenaces de nuevo a Estados Unidos o sufrirás las consecuencias como pocos han sufrido a lo largo de la Historia”, aseveró Trump en su cuenta de Twitter.

“Ya no somos un país que no reacciona ante tus palabras demenciales de violencia y muerte. ¡Ten cuidado!”, añadió el dirigente estadounidense. Las palabras del magnate neoyorquino tuvieron lugar después de que Rohani asegurara que “una guerra con Irán es la madre de todas las guerras”. No obstante, el presidente iraní no descartó la posibilidad de llegar a un acuerdo de paz con Estados Unidos.

“Señor Trump, no juegue con la cola del león, solo le llevará a lamentarlo”, subrayó el presidente de Irán. “No está usted en posición de incitar a la nación iraní contra los intereses y la seguridad de Irán”, remachó.

Burlas

Rohani se burló de la amenaza de Trump de detener las exportaciones de petróleo iraníes y destacó que la República Islámica tiene una posición dominante en el Golfo Pérsico y en el Estrecho de Ormuz, principal punto de paso del transporte naval de crudo. Las autoridades iraníes ya han amenazado en anteriores ocasiones con bloquear el Estrecho de Ormuz en respuesta a las hostilidades de Estados Unidos.

Por su parte, un alto mando militar iraní avisó de que el Gobierno de Trump podría estar preparándose para invadir la República Islámica. “El comportamiento del enemigo es impredecible”, afirmó el general Mohamad Baqeri, según informó la agencia de noticias iraní Tasnim.

Por otro lado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió ayer en que no cedió “nada” durante la reunión que mantuvo hace justo una semana en Helsinki con su homólogo ruso, Vladimir Putin, achacando una vez más las acusaciones a “la prensa corrupta”.