Las autoridades de Virginia Beach acuden al lugar en el que el trabajador público inició el tiroteo. / EFE
Publicidad

Un empleado municipal de Virginia Beach (Virginia, EE.UU.) de 40 años fue identificado ayer por las autoridades estadounidenses como el autor del tiroteo que acabó con la vida de trece personas, incluyendo la suya, en las oficinas de esa ciudad costera del noreste del país. “Dewayne Craddock, de 40 años, fue el autor. Solo diremos su nombre una vez”, dijo el gestor municipal de Virginia Beach, Dave Hansen, en una rueda de prensa organizada al día siguiente del suceso.

Once de las doce personas que presuntamente mató Craddock eran sus compañeros del Departamento de Obras Públicas de la ciudad, donde llevaba 15 años trabajando; mientras que el otro fallecido era contratista del municipio.

El presunto autor de la masacre, que murió después de un intercambio de disparos con la policía local, utilizó una pistola y un rifle con “múltiples revistas” que fueron adquiridos legalmente.

Móvil del crimen

Pese a que hasta ahora se desconoce el móvil del crimen, varios medios locales apuntan que Craddock, ingeniero y gerente de varios proyectos de desarrollo de la ciudad, iba a ser despedido de manera inminente por motivos que no han trascendido.

Otras informaciones de la zona señalan que el presunto autor del tiroteo tenía un pasado militar, aunque las fuentes oficiales no confirmaron ese detalle.

En la conferencia de prensa, Hansen anunció que todas las víctimas mortales del tiroteo, excepto una, eran trabajadores de la ciudad. Hansen identificó a los once empleados municipales fallecidos como: Laquita Brown; Tara Gallagher; Mary Louise Gayle; Alexander Gusev; Katherine Nixon; Richard Nettleton; Christopher Kelly Rapp; Ryan Keith Cox; Jashua Hardy; Michelle Langer; y Robert Williams.

Asimismo, el contratista que murió fue identificado como Herbert Snelling. “Dejan un vacío que nunca podremos llenar”, dijo Hansen visiblemente afectado.

Por su parte, el jefe de la Policía de Virginia Beach, James Cervera, no quiso hablar sobre el motivo del tiroteo, pero sí confirmó que Craddock era aún empleado municipal cuando disparó contra sus compañeros y que utilizó su placa de identificación para ingresar al edificio donde cometió la masacre.

Según Cervera, el sospechoso entró al edificio poco después de las 16.00 horas local (20.00 GMT) del viernes y empezó a “disparar indiscriminadamente”.