Sri Lanka cuenta los muertos tras los ataques suicidas del domingo

El gobierno culpa a un grupo islamista local y se investiga un posible vínculo internacional

36
Varios activistas encienden velas en homenaje a las víctimas.
Varios activistas encienden velas en homenaje a las víctimas. / EFE
Publicidad

El número de muertos en la sangrienta serie de atentados el Domingo de Resurrección en Sri Lanka aumentó a 290 personas, en una jornada en la que las autoridades declararon un estado de emergencia condicional y culparon de los “ataques suicidas” a un grupo islamista local.

A primera hora de la mañana del lunes, el portavoz de la Policía de Sri Lanka, Ruwan Gunasekara, elevó el número de víctimas mortales a 290 y el número de heridos a 500 en los atentados simultáneos a tres iglesias y a tres hoteles de lujo en la nación asiática.

Al menos 32 extranjeros se encuentran entre los fallecidos y 30 más están hospitalizados.
La magnitud de la tragedia, en una jornada festiva para la cristiandad en la que las iglesias y los restaurantes se encontraban repletos, no se veía en el país desde la guerra civil entre la guerrilla tamil y el Gobierno que finalizó en 2009 tras 26 años de conflicto.

Tras la jornada sangrienta del domingo, ayer por la tarde se reeditó el temor a un nuevo atentado cuando se reportó una explosión cerca de la capitalina iglesia de San Antonio, una de las atacadas el domingo.

Gunasekara confirmó que la detonación tuvo lugar cuando un equipo de artilleros trataba de desactivar una bomba hallada a poca distancia de la iglesia, y añadió que no se produjeron víctimas.

Las autoridades esrilanquesas precisaron ayer que varios atacantes suicidas hicieron detonar sus explosivos de forma simultánea en hoteles de lujo y una iglesia en Colombo, otra en Katana, en el oeste del país, y una tercera en la oriental ciudad de Batticaloa.

Las explosiones continuaron horas después con una séptima detonación en un pequeño hotel situado a unos cien metros del zoo de Dehiwala, a una decena de kilómetros al sur de la capital, y la última en un complejo residencial en Dematagoda, también en Colombo.

“La mayoría fueron ataques suicidas. En base a eso estamos llevando a cabo redadas y arrestos y también se han identificado y realizado redadas en sus lugares de entrenamiento”, dijo en una rueda de prensa en Colombo el ministro de Salud, Rajtha Senraratne.

vínculo internacional

Senraratne también afirmó que se está investigando un posible vínculo internacional, ya que las autoridades no creen que “una organización pequeña de este país pueda hacer todo esto”.

Tras ser preguntado por la identidad de la organización, el ministro señaló al grupo islamista local National Thowheeth Jamath, sin aportar más detalles.

En respuesta a los atentados, Sri Lanka permanecerá en un estado de emergencia “condicional” a partir de medianoche para combatir el terrorismo.

Las autoridades de la nación insular activarán los apartados destinados a combatir el terrorismo y buscarán la ayuda de otros países para investigar la serie de ataques, informó en un comunicado la oficina del presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, al término de una reunión del Consejo de Seguridad Nacional.

Por el momento, una veintena de sospechosos han sido detenidos en relación con los atentados, que no han sido reivindicados.

El Gobierno anunció también un funeral oficial en el que rendirá tributo a las víctimas en la iglesia Katuwapitya en Negambo, en el norte de Colombo, según el ministro de Turismo, John Amarathunga.