Snowden abandona Hong Kong y solicita asilo político a Ecuador

El exinformático de la CIA se encuentra en Moscú a la espera de una contestación de Correa y podría viajar en las próximas horas a Venezuela o Cuba si no consigue el amparo de Quito

0

Un día después de que las autoridades estadounidenses reclamasen a Hong Kong que extraditara a Edward Snowden, el exinformático de la CIA que filtró información sobre el espionaje ejercido desde la Administración Obama, decidió poner tierra de por medio y abandonó el territorio asiático para hacer una primera escala en Moscú, desde donde partirá a un lugar aún desconocido para refugiarse de la Justicia norteamericana.

Si bien las primeras informaciones apuntaban a que Snowden podría viajar a Venezuela o Cuba, enemigos confesos de EEUU que, sin duda, se opondrían a entregar al topo, o incluso naciones del norte de Europa, como Noruega o Islandia, a última hora de la tarde el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, confirmó que éste había reclamado asilo político en ese Estado y que el Gobierno de Rafael Correa lo está analizando.

Asesorado por la red de Wikileaks, cuyo fundador se encuentra, precisamente, amparado por el Ejecutivo de Quito, ya que permanece desde hace un año en la embajada del país sudamericano de Londres, el extécnico de los servicios secretos estadounidenses podría desplazarse a Latinoamérica en las próximas horas. Si bien las últimas informaciones, al cierre de esta edición, apuntaban que no había llegado a abandonar el aeropuerto moscovita.

Snowden fue acusado el pasado sábado por un tribunal de Virginia del Este de revelar secretos de Estado a personas no autorizadas y, por ello, Washington solicitó a Hong Kong su detención preventiva. Sin embargo, la excolonia británica aseguró que la orden no llegó a tiempo y el joven pudo coger un avión rumbo a Rusia.

Ahora, el equipo de asesores de Wikileaks, encabezado por el juez español Baltasar Garzón, le ayudan al acusado a buscar un país «democrático», en palabras del magistrado, que pueda proteger al acusado.

A la espera de una respuesta por parte del Gobierno de Correa, su ministro de Exteriores indicó, únicamente, que la solicitud de asilo llegó a media tarde.

La polémica se incrementa más todavía después de que las autoridades estadounidenses anularan a última hora del pasado sábado el pasaporte del joven imputado, por lo que, en teoría, no tendría que haber podido salir de Hong Kong. Por ello, Washington informó a Rusia de que el exinformático tendría que «ser deportado» al no tener un documento válido.