Sin descanso en acción de gracias

Obama aprovecha una de las fechas más familiares en EEUU para agradecer el servicio de los soldados destinados en Iraq y Afganistán

0

Un día después de que la Casa Blanca asegurara que Estados Unidos no permanecerá infinitamente en Afganistán y que en ningún caso se quedará en el país «otros ocho o nueve años», lo que implicaría una retirada del contingente en torno a 2017, el presidente norteamericano, Barack Obama, quiso expresar ayer su gratitud a los militares que trabajan en ese frente y en Iraq e indicó su esperanza de que el próximo año los ciudadanos puedan estar agradecidos por una economía más fuerte y enérgica.

El líder demócrata adelantó su tradicional discurso de los sábados al jueves, Día de Acción de Gracias, una de las fechas tradicionales en que los norteamericanos se reúnen con sus familiares en torno a una mesa bien servida.

«Recordamos y oramos por las muchas familias que conmemoran este Día de Acción de Gracias con un asiento vacío reservado para un hijo o cónyuge que se encuentra apostado en un lugar peligroso», señaló.

«Damos las gracias por los sacrificios que esos hombres y mujeres uniformados hacen por la seguridad y libertad de nuestro pueblo», indicó.

Obama comentó que hay muchos motivos para estar agradecidos en una jornada como la que se festejaba ayer en todo el país, pero advirtió de que también es consciente «que este año millones de estadounidenses enfrentan una situación económica muy difícil», con su secuela de miles y miles de personas que carecen de un puesto de trabajo. «No se trata de extraños. Son nuestros familiares, nuestros amigos y nuestros vecinos. Sus dificultades deben ser también nuestras inquietudes y debemos de intentar ayudarles en lo que podamos», apuntó.

En este sentido, aseguró que las medidas que ha tomado su Gobierno han ayudado a neutralizar la recesión y a impulsar un nuevo crecimiento de la economía. No obstante, advirtió una vez más de que, aun superada la recesión, «la recuperación de empleos después de esta crisis no será fácil ni rápida para nadie».

El presidente Obama señaló también que, a pesar de los logros alcanzados, Estados Unidos no puede quedarse «de brazos cruzados» y prometió que su Ejecutivo no descansará hasta la revitalización económica y el retorno a la generación de nuevos empleos.

Eso ocurrirá cuando «hayamos dejado atrás el ciclo de bonanza y crisis, de especulación y riesgo irresponsable que nos trajo tantos problemas y sufrimientos estos últimos años», añadió.

El mandatario realizó este discurso antes de indultar a Courage y Caroline, dos pavos que se salvaron de ser cocinados para la tradicional Cena de Acción de Gracias.

La ceremonia, que celebrada en el porche de la Casa Blanca, Obama, acompañado de sus hijas Malia y Sasha, perdonó la vida de los dos animales.