Seis muertos en un atentado contra un autobús ministerial en Kabul

El día sangriento se cobra también la vida del secretario jefe del Tribunal Supremo afgano.

0

Al menos seis miembros del personal del Ministerio de Defensa murieron y otros 14 resultaron heridos ayer en un atentado suicida perpetrado en Kabul, la capital afgana, según la televisión afgana Tolo News, que cita fuentes oficiales.

El atentado tuvo lugar en torno a las 16.00 horas (8.30 hora peninsular española), cuando los trabajadores estaban ya fuera de servicio y eran trasladados desde la sede del Ministerio. El autobús quedó totalmente calcinado.

Ocurrió en las inmediaciones del barrio de Pul e Artal, cuando el atacante detonó los explosivos que portaba junto al vehículo, explicó un portavoz de la Policía de Kabul, Hashmat Stanekzai.

Stanekzai indicó que todos los fallecidos eran trabajadores del Ministerio de Defensa, mientras que también había civiles entre los heridos. Entre ellos había una niña que quedó ingresada con pronóstico crítico en un hospital. El propio jefe de la Policía de Kabul, Abdul Rahim Rahimi, se desplazó al lugar del atentado y confirmó personalmente el ataque contra los trabajadores del Ministerio de Defensa.

Los talibán ya reivindicaron el atentado en el que supone el segundo atentado talibán en Kabul ayer. En el primero, insurgentes armados mataron al secretario jefe del Tribunal Supremo afgano, Atiqullah Raouf.

Nuevo ataque

Al menos 12 artificieros perdieron la vida en un ataque perpetrado por un grupo de talibán en motocicletas cerca de la base británica de Camp Bastion, ahora bajo control de las fuerzas afganas, en un nuevo ataque contra las antiguas bases militares internacionales.

Previamente, dos soldados de nacionalidad estadounidense perdieron la vida por un ataque talibán perpetrado contra un convoy de la misión de la OTAN en la base aérea de Bagram, hasta hace unas semanas empleada por Estados Unidos, según confirmaron fuentes militares a la cadena NBC.

El ataque de Camp Bastion, en la provincia de Helmand (sur del país) se saldó además con la muerte de cuatro islamistas por los disparos de las fuerzas afganas para repeler el ataque, según el jefe de la Policía provincial, Farid Ahmad Obaid.