El líder del Partido Social Demócrata (SPD), Martin Schulz.
El líder del Partido Social Demócrata (SPD), Martin Schulz. / EFE
Publicidad

El presidente del Partido Social Demócrata, Martin Schulz, renunció ayer a su intención de ocupar el cargo de ministro de Exteriores en un futuro Gobierno de coalición con los conservadores de la canciller Angela Merkel, debido a la fuerte presión interna, según notificó él mismo en un escrito. Schulz explicó que debido al debate interno dentro del partido sobre su persona peligra la posibilidad de obtener el beneplácito de los militantes en la votación sobre el pacto de coalición acordado el miércoles entre conservadores y socialdemócratas.

“Por ello renuncio a entrar en el Gobierno alemán y espero al mismo tiempo de todo corazón que con esto se termine el debate en el seno del SPD”, explicó. “Todos hacemos política para las personas en este país. Dentro de esto forma parte el hecho de no anteponer las ambiciones personales a los intereses del partido”, añadió.

Desde que dio a conocer el miércoles su intención de ser ministro de Exteriores, numerosas voces del SPD se alzaron en contra de que Schulz formara parte del gabinete de una gran coalición. De acuerdo con el diario alemán ‘Bild’, esto habría llevado a la cúpula del partido a dar un ultimátum a Schulz para renunciar al cargo hasta el viernes al mediodía como respuesta al descontento de los militantes del SPD.

Schulz anunció esta semana también su decisión de ceder su puesto como líder del partido a la actual jefa del grupo parlamentario del partido, Andrea Nahles. En un comunicado, Nalhes ha considerado que “la decisión de Martin Schulz se merece el máximo respeto y reconocimiento”. “Todos sabemos lo difícil que ha tenido que ser para él tomar esta decisión. Esto muestra su notable grandeza humana”, añadió.

Por su parte, el presidente del SPD en Renania del Norte-Westfalia, Michael Groschek, ha considerado que esta decisión supondrá “una contribución necesaria para fortalecer la credibilidad del SPD”. Este estado federado habría sido el que habría comandado el grupo de presión para evitar que Schulz forme parte del nuevo Ejecutivo.

“Martin Schulz se ha sacrificado los últimos meses por el SPD. Su objetivo más importante fue siempre dar un nuevo comienzo a la política europea. Ahora él renuncia a sus ambiciones personales por el bienestar de la socialdemocracia. Esto se merece nuestro respeto”, valoró por su parte el secretario general del SPD, Lars Klingbeil.

Gabinete

La polémica ha venido provocada por el hecho de que el expresidente del Parlamento Europeo había indicado durante la campaña electoral para los comicios generales del 24 de septiembre que no formaría parte de ningún gabinete liderado por Merkel. Su cambio de parecer esta semana llevó incluso al aún ministro de Exteriores, Sigmar Gabriel, a acusar a Schulz “de faltar a su palabra”.

“Lo que en realidad al final queda es lamentar la falta de respeto dentro del SPD y lo poco que cuenta una palabra dada”, declaró el exlíder del SPD a los diarios regionales del grupo Funke sin querer mencionar a qué promesas se refiere. Gabriel cedió su puesto como presidente del partido en enero de 2017 a Schulz y renunció a ser rival de Merkel en las elecciones generales para ser ministro de Exteriores, un puesto que esperaba mantener y que ahora vuelve a estar sobre la mesa si finalmente los más de 460.000 militantes del partido dan luz verde a la gran coalición. El resultado se dará a conocer el 4 de marzo.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir