Sarkozy enciende la mecha

El dirigente galo arranca con fuerza en Marsella su carrera hacia la reelección, con un mitin multitudinario en el que se presenta como «la mano firme que guía a Francia en la crisis»

0

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, inició ayer con éxito su carrera hacia las presidenciales, en su primer gran mitin desde que se declaró oficialmente candidato a su propia reelección, el pasado miércoles. De esta forma, como señalan varias publicaciones nacionales, el jefe del Ejecutivo galo pronunció un encendido discurso ante más de 10.000 militantes reunidos en Marsella, en el sur de Francia, en el que criticó duramente a su principal rival y favorito en los sondeos, el socialista François Hollande.

Durante su intervención en el acto, Sarkozy se presentó de nuevo como la mano firme que guía al país en medio de una de las peores crisis económicas de la historia, algo que, a su entender, habría permitido «evitar la catástrofe». De igual modo, el mandatario anunció también su voluntad de introducir una modificación en favor de la proporcionalidad del actual sistema electoral mayoritario para dar más peso a los pequeños partidos y reducir el número de parlamentarios.

Finalmente, el presidente galo apeló, como ya lo hizo al anunciar que se postulaba a la reelección, a su voluntad de ser «el candidato del pueblo» e insistió en la defensa de los valores tradicional como la autoridad y la familia.

Por su parte, la líder del partido de corte ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, se autodenominó ayer como la única y verdadera candidata de la oposición frente a los partidos tradicionales franceses, arremetiendo contra sus ideas políticas y asegurando que terminarán por conducir a Francia a la bancarrota.

Así, en el transcurso del congreso anual del Frente Nacional, celebrado esta pasado fin de semana en la localidad de Lille, en el norte de Francia, Le Pen trató de reimpulsar lsu campaña electoral. «Debemos apear a estos partidos que nos han arrodillado», reprochó la líder ultraderechista, aseverando a continuación que «soy la única oposición a la Unión por un Movimiento Popular (UMP) y al Partido Socialista (PS)». «Sus candidatos son los de la troika y no podemos apoyarles», concluyó.