El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, en una rueda de prensa.
El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, en una rueda de prensa. / efe
Publicidad

El viceprimer ministro y ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, propuso ayer la creación de centros de migrantes “en el sur de Libia” durante su primera visita a este país para abordar el problema migratorio, después de que Italia haya cerrado sus puertos a los barcos de rescate de ONG que operan en el Mediterráneo frente al país norteafricano. De visita en Trípoli, donde se reunió con su homólogo libio, Abdulsalam Ashour, y con el viceprimer ministro, Ahmed Maitig, Salvini rechazó la propuesta planteada el domingo por Francia y otros países, entre ellos España, de crear centros de migrantes en suelo europeo en los que gestionar las solicitudes de asilo y desde los que reasentar a quienes requieran protección internacional.

“Esto sería un problema para nosotros y para Libia, porque no se interrumpiría el flujo de migrantes”, sostuvo Salvini al inicio de su encuentro con su homólogo libio, según el vídeo del encuentro que ha difundido en su Twitter.

Por ello, precisó, Italia y otros países propusieron la creación de centros “en las fronteras del sur de Libia, para evitar que Libia sea un embudo como Italia” y confió en que esta propuesta consiga el apoyo de la mayoría de los estados miembro. “Si se aprobase la propuesta francesa de centros en Italia y España el problema no se resolvería”, insistió.

Por su parte, según informaron los medios italianos, Maitig recalcó que Libia no apoya la creación de centros de migrantes en su territorio. “Rechazamos categóricamente la presencia de campos para migrantes en Libia. Esto no lo aceptan los libios y no lo permite la legislación libia”, defendió.

Salvini anunció que Italia y Libia prevén organizar una conferencia sobre la inmigración ilegal en la primera mitad de septiembre y ha confiado en poder implicar a sus socios europeos, “porque los problemas deben ser afrontados y resueltos en Libia, no en otras capitales europeas”.

Triunfo derechista

Por otro lado, la segunda vuelta de las elecciones municipales en Italia dejó claro el apoyo al discurso antimigratorio y nacionalista del ministro de Interior Italiano Matteo Salvini y de su partido La Liga Norte, que consiguió, con la coalición de centro derecha, la victoria en 28 ayuntamientos y arrebató al Partido Democrático ciudades importantes, como Pisa y Siena.

Salvini y su política xenófoba, o el enfrentamiento de su discurso con otros lídereseuropeos, como el presidente francés Emmanuel Macron, no le ha pasado factura, sino que más bien le ha dado réditos afianzando el triunfo de la derecha en Italia. Cerca de tres millones de Italianos estaban convocados a las urnas para decidir la alcaldía en 75 municipios donde ningún partido consiguió más del 50 por ciento de los votos en la primera vuelta.

Ahora, la coalición de centroderecha italiano, integrada por La Liga, Forza Italia y Hermanos de Italia, ha ganado terreno desde que se celebraran las elecciones anteriores y ha confirmado la crisis en la que se encuentra el centroizquierda en el país alpino.