Rusia se aparta de Ucrania

Kiev confirma que no hay soldados de la potencia exsoviética en la frontera entre ambos países, mientras Moscú avisa de que la retirada militar se producirá de manera «gradual».

A pesar de que tanto Estados Unidos como la OTAN asegurasen el pasado lunes que la orden emitida por el presidente ruso, Vladimir Putin, para que las tropas de Moscú saliesen de la frontera con Ucrania no se estaba cumpliendo, ayer tanto el Kremlin como el propio Gobierno de Kiev confirmaron que dicho dictamen sí se estaba llevando a cabo.

Así, según el Ministerio de Defensa de la potencia exsoviética, los soldados habían comenzado a desmantelar sus campamentos cerca de los límites territoriales. El departamento avisó de que la retirada será «gradual».

También el Ejecutivo interino ucraniano confirmó que no hay unidades castrenses de Moscú a menos de 10 kilómetros de la frontera. «Un avión sobrevoló 820 kilómetros de los límites y no hemos observado ninguna violación ni ningún convoy militar», indicaron las autoridades, que agregaron que «no sabemos qué ocurre a 100 kilómetros de la frontera».

Mientras tanto, los separatistas de Donetsk y Lugansk incrementaron la tensión al hacerse con el control de 11 centros electorales de estas dos regiones, autoproclamadas repúblicas populares, cuando faltaban apenas cinco días para que se celebren las elecciones presidenciales en el país.

Al parecer, las milicias tomaron seis comisiones en Donetsk y cinco en Lugansk. Ambas provincias celebraron referendos independentistas y ya mostraron su rechazo a participar en la votación del próximo domingo, en la que los ciudadanos están llamados a elegir al sucesor del depuesto Viktor Yanukovich.

Por otro lado, miles de ucranianos pidieron el fin de la violencia en el este del país, siguiendo la llamada de Rinat Ajmetov, que apeló a resistir pacíficamente a los prorrusos.

Ajmetov, el hombre más rico de Ucrania y el mayor empresario del este del país, criticó las acciones de los activistas y llamó a la población local a defenderse, en un vídeo que pudo verse la noche pasada en el estadio de fútbol de Donetsk, de cuyo equipo es dueño.

Para el multimillonario, de 47 años, que calificó el baño de sangre de «genocidio», los separatistas libran una «batalla contra los habitantes del Donbás».

Además, y de cara a las elecciones del 25 de mayo, el magnate Petro Poroshenko, conocido como el rey del chocolate, parte como gran favorito y, según las últimas encuestas, podría lograr la victoria en la primera vuelta.

Los sondeos cifran en el 53,2 por ciento la intención de voto para Poroshenko, mientras que la exprimera ministra Yulia Timoshenko figura en segunda posición, aunque con apenas un 10,1 por ciento de los respaldos.

Fuenteagencias  Moscú
Compartir