El gobierno de Rusia ha negado cualquier responsabilidad y ha exigido a Londres que presente pruebas materiales.
El gobierno de Rusia ha negado cualquier responsabilidad y ha exigido a Londres que presente pruebas materiales. / EFE
Publicidad

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha exigido a Reino Unido que revele el antídoto utilizado para tratar al exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia para esclarecer el envenenamiento que sufrieron con una sustancia neurotóxica en suelo británico. Londres acusa a Rusia del ataque, pero Moscú niega cualquier relación.

Y es que Moscú plantea cómo los antídotos llegaron a los sanitarios británicos que trataron al exespía y su hija en el lugar de los hechos en un comunicado en el que se incluyen 14 preguntas que cuestionan la versión oficial de lo ocurrido.

Así, Rusia se preguntó también por qué no se permite el acceso consular a Sergei y Yulia Skripal y plantea cómo se llegó a la conclusión de que la neurotoxina Novichok fue fabricada en Rusia. Esta arma química militar fue desarrollada durante la época soviética, pero Moscú sostiene que destruyó todas sus reservas.

Sustancia análoga

El comunicado remitido pregunta, además, si Reino Unido tiene muestras de Novichok o de alguna sustancia análoga y si se ha desarrollado en suelo británico una sustancia semejante. Además, Rusia también cuestiona la intervención de Francia en la investigación pese a que los afectados son ciudadanos rusos.

Sergei y su hija Yulia Skripal aparecieron inconscientes en un banco de una iglesia de Salisbury tras haber quedado expuestos a una sustancia neurotóxica el 4 de marzo. Reino Unido acusa a Rusia de esta agresión y concretamente asegura que fueron atacados con Novichok.
El Gobierno de Rusia, por su lado, ha negado cualquier responsabilidad y ha exigido a Londres que presente pruebas materiales que respalden sus acusaciones, al tiempo que se ha mostrado dispuesto a colaborar para que se aclare lo sucedido.

De momento, el contencioso se ha saldado con la expulsión de decenas de diplomáticos rusos de 29 países y la respuesta simétrica por parte de Moscú.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso insinuó ayer sábado que los servicios secretos británicos podrían estar implicados en el envenenamiento con una sustancia neurotóxica del exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia el pasado 4 de marzo en Salisbury debido a la ocultación de datos sobre el incidente.

“Todavía no hay información sobre este caso. Los únicos datos que recibimos ayer de Reino Unido son sobre el mejoramiento de estado de Yulia Skripal. Por eso es difícil hablar sobre implicación directa del Reino Unido y de personas oficiales en esta historia, pero sí que hay sospechas”, afirmó la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, en declaraciones al Canal 5 recogidas por la agencia de noticias oficial rusa, Sputnik.

Detalles

Según Zajarova, “cuando se oculta la información y no se revelan los detalles de lo sucedido, ese hecho hace pensar en que podrían estar implicados, en particular, los servicios especiales británicos”.

Reino Unido responsabiliza del envenenamiento de Skripal a Rusia por la utilización de una sustancia neurotóxica fabricada en la época de la Unión Soviética, pero Moscú niega cualquier implicación. En cualquier caso, el incidente provocó una crisis diplomática y la expulsión de diplomáticos tanto de Moscú como de Londres y sus aliados.
Por su lado, El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia informó a Reino Unido de que más de medio centenar de diplomáticos británicos (frente a los 23 confirmados hasta ahora) deberán regresar a su país.

“Estamos hablando de unos 50 diplomáticos aproximadamente”, declaró Zajarova, en un nuevo episodio de la progresiva ruptura de relaciones entre Rusia y Occidente tras las acusaciones vertidas contra Moscú por el envenenamiento del ex espía ruso Sergei Skripal y de su hija Yulia en Londres el pasado 4 de marzo.