Reino Unido votará el acuerdo de divorcio con la UE en diciembre

Theresa May advierte en el Parlamento que su rechazo supondría volver a la casilla uno

11
La ‘premier’ británica, Theresa May, durante la rueda de prensa tras la reunión en Bruselas de este domingo.
La ‘premier’ británica, Theresa May, durante la rueda de prensa tras la reunión en Bruselas de este domingo. / Efe
Publicidad

El Parlamento británico votará el próximo 11 de diciembre el Tratado de Salida de Reino Unido de la UE pactado por el Gobierno británico y Bruselas y ratificado este domingo en cumbre extraordinaria de los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho.

Así se desprende de un documento oficial obtenido por un periodista del portal de información económica Business Insider. En el mismo se prevén cinco días de debate al final de los cuales se producirá la votación.

La primera ministra británica, Theresa May, apostó por aprobar el texto en Westminster a pesar de las dudas y de la oposición de un sector de su propio partido, que considera que el acuerdo impone demasiadas obligaciones a Reino Unido.

May defendió ayer en el Parlamento el acuerdo alcanzado con Bruselas para la salida de Reino Unido de la UE y advirtió de que si es rechazado “volveremos a la casilla uno” del Brexit. Diputados de la oposición, pero también del partido del Gobierno, criticaron lo pactado.
“No es posible un acuerdo mejor. Podemos apoyar este acuerdo, hacer realidad lo que se votó en el referéndum y construir un futuro mejor (…) o esta Casa puede optar por rechazar este acuerdo y volveremos a la casilla uno”, afirmó.

El argumento de May es que si no se apoya el pacto logrado, la incertidumbre se adueñará del futuro. “Nadie sabe qué pasará si no se aprueba este acuerdo. Se abriría la puerta a una mayor división y a una mayor incertidumbre, con todos los riesgos que ello implica”, añadió.
La alternativa, así pues, es abandonar la UE sin acuerdo alguno, una perspectiva muy criticada por el empresariado británico, y desde Bruselas rechazaron tajantemente cualquier renegociación si el Parlamento británico no apoya el pacto.

Dificil aritmética

La aritmética es complicada, puesto que por el momento solo está claro que la oposición, con 313 diputados, votará en contra, al igual que el Partido Democrático Unionista norirlandés (DUP), mientras que los 314 representantes del Partido Conservador de May están divididos entre fieles a May, euroescépticos y eurófilos. Así pues, será difícil lograr los 320 votos necesarios. Más alcanzable parece una mayoría de 305 diputados contando con abstenciones y ausencias por enfermedad.

“Nunca se aprobará (…). Está más muerto que los dodos”, afirmó el diputado conservador Mark Francois, que calificó de “rendición” este acuerdo. “La Cámara de los Comunes nunca se ha rendido a nadie y no va a empezar a hacerlo ahora”, apostilló.