Reino Unido dejará la UE el 12 de abril si Westminster no claudica

Los 27 contemplan una prórroga hasta el 22 de mayo si el Parlamento británico aprueba en tercera votación el acuerdo de salida pactado con May tras dos años de negociaciones

28
La primera ministra británica, Theresa May, tras participar en la sesión sobre la aplicación del artículo 50.
La primera ministra británica, Theresa May, tras participar en la sesión sobre la aplicación del artículo 50. / EFE
Publicidad

Los líderes de la Unión Europea acordaron ofrecer a Reino Unido retrasar el brexit al menos hasta el 12 de abril, aunque la semana próxima el Parlamento británico tumbe por tercera vez el acuerdo de salida negociado durante los dos últimos años entre Londres y Bruselas.

“Todos somos conscientes objetivamente de lo difícil que es esta situación y del hecho de que aún no hemos encontrado la solución final, pero sí hemos hecho para facilitar el proceso. Aún hay varias opciones abiertas”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en una rueda de prensa tras cerca de seis horas de reunión.

May pidió formalmente por carta a sus aún socios europeos retrasar del 29 de marzo al 30 de junio la salida de Reino Unido, con la promesa de someter a una nueva votación el acuerdo de salida la semana próxima, y ganarla. También dijo que no contemplaba convocar las elecciones europeas de mayo, lo que en la práctica limita el calendario para la prórroga.

Finalmente, la fórmula que han pactado los líderes y que Tusk ha trasladado a May contempla una prórroga hasta el 22 de mayo en caso de que la próxima semana la Cámara de los Comunes apruebe el Tratado de Retirada que ya ha rechazado en dos ocasiones.

Sin embargo, la propuesta diseñada por los 27 ofrece también una prórroga sin condiciones, aunque más corta, “hasta el 12 de abril”, en el caso de que el Parlamento británico no respalde el pacto de divorcio.

Elecciones europeas

En el marco de esta hipótesis, el bloque “espera que Reino Unido indique el modo de avanzar antes de esta fecha, para que lo estudie el Consejo”. Preguntando por hasta cuándo está la UE dispuesta a aplazar el brexit, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, evitó la respuesta directa y dijo que “hasta el final”.

La razón de marcar el 12 de abril como tope a la prórroga sin condiciones es que es también el último día en que Reino Unido puede convocar las elecciones al Parlamento europeo, una obligación si para la fecha de su celebración (del 23 al 26 de mayo) sigue siendo un Estado miembro.

En un último intento por ganar el apoyo de Westminster, los líderes también confirmaron el acuerdo que May cerró con Juncker la semana pasada en Estrasburgo (Francia), para dotar de mayor claridad jurídica a las garantías de que la salvaguarda irlandesa es un mecanismo de último recurso.

Además recalcaron que el Tratado de Retirada “no puede ser reabierto” y por eso cualquier declaración o compromiso futuros deberán ser “compatibles con el espíritu y la letra” de este acuerdo.

El texto de conclusiones adoptado por unanimidad por los 27, además, recoge la disposición a seguir preparando a todos los niveles los planes de contingencia para mitigar los daños de un brexit caótico, que tendrán en cuenta todos los posibles escenarios.

El bloque se mostró inicialmente abierto a conceder una prórroga corta, considerada de carácter “técnico”, para asegurar que Reino Unido tuviera tiempo de preparar su salida de manera ordenada, y siempre condicionado al visto bueno de Westminster al acuerdo de divorcio, que la UE considera innegociable.

May no tiene plan B

Sin embargo, tras discutir durante 90 minutos con May sobre sus planes, los líderes concluyeron que falta claridad en su propuesta y encajaron con “pesimismo” las “evasivas” de la ‘premier’ británica sobre cómo pensaba afrontar el posible escenario de que fracasara en los intentos para salvar el acuerdo, según indicaron distintas fuentes diplomáticas.

May se aferró a que solo contempla el ‘plan A’ de que la Cámara de los Comunes adopte el acuerdo de salida y, por tanto, no quiso abordar otras hipótesis.

Preguntados al final de la reunión por el ambiente del encuentro, tanto Juncker como Tusk aseguraron que el ambiente fue “positivo” y “constructivo”, si bien el jefe del Ejecutivo comunitario avisó de los límites de la “paciencia” del bloque europeo.