El ministro para la salida del Reino Unido de la Unión Europea, David Davis. / EFE
FA002. LONDRES (REINO UNIDO), 05/02/2018.- El ministro para la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), David Davis, ofrece una rueda de prensa junto al negociador comunitario para la salida de Reino Unido de la UE, Michel Barnier (no aparece en la imagen), tras su reunión en el número 10 de Downing Stret, en Londres, Reino Unido, hoy, 5 de febrero de 2018. La primera ministra británica, Theresa May, y su ministro para la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), David Davis, se reúnen hoy en Londres con el negociador comunitario, Michel Barnier, para abordar el "brexit", según fuentes oficiales. EFE/ Neil Hall **POOL**
Publicidad

El ministro del Gobierno británico para el brexit, David Davis, recriminó ayer a los negociadores de la Unión Europea que hayan revelado que limitarían el acceso de Reino Unido al mercado único si el país incumple las reglas fijadas para la etapa de transición inmediatamente posterior a su salida del bloque.

De acuerdo al borrador de la posición negociadora de los 27 para la transición, divulgado el miércoles, el Acuerdo de Retirada deberá contar con un mecanismo que permita a la UE “suspender ciertas ventajas derivadas de la participación en el mercado único” de Reino Unido.

El texto, redactado por la Comisión Europea y que requiere aún el visto bueno de los 27, aclara que este instrumento serviría para actuar con rapidez en casos en los que Reino Unido violara las condiciones del acuerdo y el Tribunal de Justicia de la UE no pudiera ofrecer la respuesta “necesaria en un plazo apropiado”.

Davis lamentó en Sky News que Bruselas se desmarque con un “documento político” en plenas negociaciones, cuando teóricamente se intentan “tender puentes” entre las partes. “No es el objetivo de este ejercicio”, declaró a la cadena británica.

“No creo que la publicación del documento, con un lenguaje verdaderamente descortés, haya sido de buena fe y, de hecho, implica que (las autoridades europeas) podrían romper de forma arbitraria el periodo de implantación”, declaró Davis, que consideró “imprudente” la difusión.

Davis se pronunció en el segundo día de reuniones entre miembros del Gobierno de Theresa May, que debate precisamente ideas sobre la relación futura entre las dos partes una vez consumado el brexit. El plazo límite para el divorcio está establecido para marzo de 2019.

Davis aseguró que las conversaciones se desarrollan en un contexto “muy constructivo” y, pese a que “hay cosas incompletas”, se habrían logrado “grandes progresos”. El ministro, sin embargo, no ha querido entrar a valorar las posibles repercusiones económicas que acarreará el brexit, de hasta 16 puntos del PIB en 15 años según un informe oficial.

Condiciones

Bruselas y Londres acordaron ya el grueso de las condiciones del divorcio, aunque quedan cuestiones por zanjar, y empezarán en breve a negociar los detalles del periodo de transición, que la UE ha fijado desde el brexit (29 de marzo de 2019) hasta diciembre de 2020 aunque los británicos aspiran a extenderlo hasta marzo de 2021.

Estos dos elementos, divorcio y transición, formarán el Acuerdo de Retirada que deberá ser trasladado a un texto legal y vinculante para su aprobación a más tardar en octubre de este año, según cálculos de Bruselas, para permitir su ratificación antes de que se consume el brexit.

La oferta del bloque al Gobierno de Theresa May para el periodo de transición pasa por mantener el ‘status quo’ para Reino Unido en cuanto a su participación en el mercado único y la UE, pero sin derecho a voto en la toma de decisiones ni representación en las instituciones comunitarias.