Un preso mata a dos policías y un civil antes de ser abatido en Lieja

El hombre, que disfrutaba de un permiso penitenciario desde el lunes, atacó a los agentes por la espalda y les robó las armas • La Fiscalía investiga los hechos como un acto terrorista

111
Agentes de policía forense belga investigan el lugar de un tiroteo en Lieja.
Agentes de policía forense belga investigan el lugar de un tiroteo en Lieja. / EFE
Publicidad

Un hombre fue abatido ayer en Lieja (Bélgica) después de haber matado a tres personas —dos policías y un civil— en un ataque que la Fiscalía belga investiga como una “infracción terrorista” y en el que además resultaron heridos varios agentes de seguridad.

“El asunto ha sido puesto en instrucción con calificación de infracción terrorista”, confirmó el fiscal de Lieja, Philippe Dulieu, en una rueda de prensa en la que detalló lo ocurrido en la ciudad situada al este del país y apuntó que la Fiscalía federal ha asumido la investigación.

Sobre las 10.30 horas de la mañana un individuo atacó con un arma blanca por la espalda a dos agentes de policía, causándoles “múltiples cortes”. Posteriormente se hizo con una de sus armas y disparó sobre ellos.

Acto seguido, el atacante asesinó con otro disparo a un “hombre joven” que se encontraba en un vehículo estacionado, para después de entrar en un instituto y tomar como rehén a una mujer que trabaja en el centro.

Cuando las fuerzas de seguridad llegaron al lugar de los hechos, el atacante salió del edificio y abrió fuego contra ellos. Fue en ese intercambio de disparos cuando murió abatido, después de haber herido a varios agentes.

Según recoge el periódico ‘La Libre’, el hombre abatido habría gritado “Alá es el más grande”, pero esta información no fue confirmada por el Ministerio Público.

El Órgano de Control y Análisis de la Amenaza (OCAM) decidió mantener el nivel de alerta terrorista el nivel de alerta en el conjunto del país (2 en una escala de 4).

La cadena francófona RTBF informó de que el atacante, identificado como Benjamin Herman y nacido en 1982, disfrutaba de un permiso penitenciario desde este mismo lunes y se habría radicalizado en la prisión de Lantin, muy cercana a Lieja, donde se encontraba por delitos comunes.