Poroshenko propone pedir a la ONU enviar una misión de ‘cascos azules’

El presidente del país remitió al Parlamento una iniciativa para establecer la paz en la zona

0

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, remitió al Parlamento de su país una iniciativa para que reclame al Consejo de Europa y al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el despliegue de una misión de mantenimiento de la paz en territorio ucraniano, informaron algunos medios de comunicación de Rusia.

La iniciativa del mandatario ya quedó registrada en la Rada Suprema, según informó la propia institución en su página web. La operación militar tendría como objetivo garantizar el mantenimiento de la paz y la seguridad e impedir nuevos enfrentamientos entre los separatistas prorrusos.

Poroshenko defendió en varias ocasiones su propuesta de enviar ‘cascos azules’ para impedir nuevos enfrentamientos entre separatistas prorrusos y las fuerzas bajo mando de Kiev, así como para garantizar que Rusia no envía más militares, equipos o armas a los milicianos desde la frontera.

Por otro lado, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, también quiso expresar la disposición del Gobierno de su país a estudiar el despliegue de una fuerza de mantenimiento de la paz de la ONU que sea aceptada por las partes en conflicto en el este del país.

“El acuerdo debe ser entre los implicados en el conflicto e incluir la fórmula de moritorizar cada uno de los puntos del acuerdo que ambos consideren aceptable”, afirmó Lavrov en declaraciones recogidas por la agencia de noticias RIA Novosti. El jefe de la Diplomacia rusa aseguró que no tienen ningún problema en estudiar cualquier propuesta, pero indicó que “para esto, debemos hablar con las partes en conflicto”.

Además, Lavrov advirtió de que si Estados Unidos enviaran armas para el Ejército ucraniano, significaría un golpe directo contra el acuerdo de paz de Minsk-2, que prevé un alto el fuego parcial entre las partes.

La Unión Europea también manifestó su “profunda preocupación por la continua concentración militar y el deterioro de la situación de Derechos Humanos en la península de Crimea” cuando se cumple un año de la anexión “ilegal e ilegítima” del territorio ucraniano por parte de Rusia.

“La Unión Europea no reconoce y continúa condenando este acto de violación del Derecho Internacional. Esta anexión ilegal de Crimea y Sevastopol por la Federación Rusa también es un desafío directo a la seguridad internacional, con implicaciones graves para el orden legal internacional que protege la unidad y soberanía de todos los Estados”, subrayó la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, en una declaración en nombre de los Veintiocho países.

Cuando se cumple un año de la anexión “ilegal e ilegítima” de Crimea, los Veintiocho quisieron reafirmar el compromiso “firme” de la UE con la soberanía e integridad territorial de Ucrania. “La Unión Europea seguirá comprometida en aplicar su política”.