Obama insta a la UE a centrarse en combinar crecimiento y austeridad

Hollande insiste ante el líder norteamericano en la importancia de que Grecia permanezca en la eurozona, porque es «vital» para la economía europea y mundial.

0

Ha sido el último en llegar al poder y el primero en ser recibido por el anfitrión de la cita. El presidente francés, François Hollande, mantuvo ayer en la Casa Blanca un encuentro bilateral con su homólogo estadounidense, Barack Obama, previo a la reunión de los líderes del G-8, que se celebra en Camp David hasta hoy. En ese cara a cara, la economía ocupó la mayor parte de la hora que ambos mandatarios estuvieron departiendo y en la que el norteamericano apeló a centrarse en las diferentes formas de promover el crecimiento en Europa de forma conjunta con los ajustes presupuestarios para ayudar a aliviar la crisis en la eurozona, un asunto «de extraordinaria importancia, no solo para los europeos, sino también para la economía mundial».

«Esperamos tener una conversación fructífera con los otros líderes del G-8 sobre cómo podemos gestionar un enfoque responsable de la consolidación fiscal que se combine con una fuerte agenda de crecimiento», añadió Obama.

El encuentro de los siete países más industrializados y Rusia estará centrado en buena parte en la crisis de la eurozona, en momentos en que Grecia se encuentra en plena debacle política y financiera y en que países como España generan también cada vez más dudas.

Por su parte, Hollande, fiel detractor de la austeridad implantada en el seno de la Unión Europea por la canciller alemana, Angela Merkel, y apoyada incondicionalmente por el anterior presidente francés, Nicolas Sarkozy, aprovechó su primera conversación con el estadounidense para hacerle saber que su receta para salir de la crisis comunitaria incluye el consumo, una idea que ya planteó el pasado martes a Merkel en su visita relámpago a Berlín, ante la que ratificó su idea de rechazar el pacto de disciplina fiscal aprobado el pasado diciembre en Bruselas.

Asimismo, el jefe del Estado galo insistió, una vez más, esta vez ante Obama, en que Grecia no debe salir de la zona euro, una postura «compartida» con su interlocutor, ya que, según aseguró el francés, «tenemos la misma opinión», por lo que «todos nosotros -tanto EEUU como los Estados miembros- tenemos que hacer lo que podamos para conseguir que permanezca» en el Eurogrupo. «Va a haber elecciones en elpaís heleno y queremos enviarle al pueblo un mensaje en ese sentido», agregó Hollande, que remarcó la «vital importancia» de que los comicios del próximo 17 junio en Atenas no deriven en una situación antieuropeísta.

Después de su encuentro a puerta cerrada con el inquilino de la Casa Blanca, el presidente francés se reunió con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, con quien celebró un almuerzo de trabajo antes de desplazarse hasta la residencia de descanso presidencial estadounidense de Camp David, donde por la tarde -madrugada en España- comenzó oficialmente la Cumbre del G-8.

Retirada este año.- François Hollande aludió ayer, durante su primer encuentro con Barack Obama, a su promesa de campaña de retirar este año las tropas galas de Afganistán y aseguró que París apoyará los esfuerzos en ese país de forma «distinta». El dirigente galo le aseguró a su homólogo su «compromiso» para proporcionar ayuda a la seguridad en Kabul, pero de «una manera diferente», aunque no especificó en que consiste este cambio.

El anuncio, teniendo en cuenta que el calendario de la Alianza Atlántica prevé que las tropas internacionales completen su misión en 2014, ha causado inquietud en el seno del organismo. Por eso, será debatido durante la Cumbre de la OTAN, que comienza mañana.