Obama convierte la reforma en ley

El presidente recuerda a su madre, fallecida tras un largo combate con el cáncer y las aseguradoras, al firmar la norma sobre sanidad

0

Con un recuerdo a su madre, fallecida tras un largo combate contra el cáncer y las compañías de seguros, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó ayer en una ceremonia en la sala Este de la Casa Blanca la histórica ley de reforma sanitaria, que extenderá la cobertura médica a más de 30 millones de personas que carecían de ella hasta ahora.

«La ley que promulgo hoy (por ayer) aplicará reformas por las que generaciones de este país han luchado durante años», sostuvo el mandatario en una ceremonia en la que estaban presentes los legisladores que promovieron la medida y ciudadanos que se beneficiarán de la reforma aprobada.

Un Obama sonriente como quizá nunca desde el día de su investidura insistió en que «hoy, tras casi un siglo de pruebas, hoy, tras más de un año de debate, hoy, después de que se han contado todos los votos, la reforma del sistema sanitario se convierte en ley en Estados Unidos. Hoy».

El presidente, para el que la medida representa el mayor triunfo de su mandato y un logro que había esquivado a quienes le precedieron en el cargo, dedicó la firma del texto, entre otras personas, a su madre, fallecida de cáncer y que «hasta los últimos días de su vida tuvo que pasarlos peleando con las aseguradoras».

En el abarrotado acto estaban, entre otros, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi; el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, y Vicky Kennedy, la viuda del senador Ted Kennedy, quien hasta su muerte de cáncer el pasado agosto dedicó su vida en el Congreso a la reforma del sistema sanitario.

Tras la rúbrica, Obama se desplazó al Departamento del Interior, donde pronunció un discurso sobre el alcance de la medida frente a una audiencia de legisladores y de estadounidenses comunes y corrientes cuyas historias, según la Casa Blanca, ponen de relieve los beneficios que acarrearán estos cambios lnormativos.

Para no hacer sombra al evento, la Casa Blanca canceló un acto para presentar su nuevo plan antidrogas, en el que iba a participar el vicepresidente Joe Biden, programado inicialmente para ayer.

Y el presidente no mantendrá a lo largo de la jornada otros eventos públicos, pues incluso su reunión con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se iba a celebrar a puerta cerrada.

La Cámara de Representantes aprobó la iniciativa, valorada en 938.000 millones de dólares, el pasado domingo, por 219 votos contra 212, tras un largo proceso de negociación. El Senado ya lo había hecho en diciembre. La Cámara Alta comenzará a analizar en el transcurso de esta semana un proyecto de ley, también acordado el domingo, que incluye una serie de modificaciones a la norma promulgada ayer.

Obama tiene previsto desplazarse mañana a Iowa City para pronunciar un discurso en el que defenderá la reforma, muy impopular entre un sector de la población estadounidense, que otras cosas teme el impacto que vaya a tener en el déficit público.

La modificación, que amplía la cobertura médica a 32 millones de estadounidenses para el año 2019, pretende reducir los costos del cuidado de salud, e impone más exigencias a las aseguradoras, hasta ahora apenas reguladas.