Obama agita la crisis coreana

Pekín replica al afroamericano pidiéndole «calma» a la hora de abordar las tensiones y le advierte de que una mala gestión del contencioso se traducirá en una escalada bélica.

1

El presidente de EEUU, Barack Obama, al parecer nunca lo bastante escarmentado de las injerencias de su país en el resto del planeta, decidió ayer agitar un poco más el ya de por sí explosivo avispero coreano y, en lugar de alentar la discrección diplomática, prefirió hacer nueva ostentación de su matonismo internacional y exigió a su homólogo chino, Hu Jintao, que envíe un «mensaje claro» al régimen de Pyongyang de que sus provocaciones son «inaceptables».

Según informó la Casa Blanca en un escueto comunicado, los mandatarios de ambas superpotencias abordaron en una conversación telefónica su «interés común en la paz y estabilidad» en la región y cerfiticaron su prioridad por asegurar la desnuclearización de la península coreana.

Al parecer, Obama le habría explicado al jefe del Gobierno de Pekín que Corea del Norte debe abandonar «su comportamiento provocativo» y cumplir sus obligaciones internacionales, lo que incluye atenerse a la declaración conjunta del diálogo a seis bandas de 2005 (Estados Unidos, las dos Coreas, Rusia, China y Japón) en la que Pyongyang se comprometió a desmantelar su programa atómico a cambio de ayudas económicas.

Además, según puntualizó luego el portavoz del afroamericano, Robert Gibbs, ambos líderes habrían coincidido en la importancia de que EEUU y China trabajen juntos para lograr tales objetivos.

La interpretación de los hechos fue similar por parte de la agencia oficial de noticias oriental Xinhua, según la cual Hu habría requerido a Obama «calma» y una respuesta racional de EEUU a la tensión en la península coreana y también habría advertido a su homólogo de que «si no se maneja adecuadamente la situación, se podría dar producir una escalada bélica».

Cabe recordar que el inquilino del Despacho Oval ha condenado reiteradamente el ataque norcoreano del pasado 23 de noviembre, en el que murieron dos civiles y dos militares de su vecino meridional, así como el programa de enriquecimiento de uranio de Pyongyang que supone un abierto desafío a las citadas obligaciones contraídas con la comunidad internacional.

Corea del Norte posee una planta con «miles» de centrifugadoras que trabajan a pleno rendimiento para proporcionar material fisionable y está en proceso de construir un reactor nuclear de agua ligera, según publicó el pasado día 30 el periódico local Rodong Sinmun, del Partido de los Trabajadores.

También hablaron de Irán

Obama habría conversado asimismo con el mandatario oriental sobre Irán un asunto en el que estacó la necesidad de mantener la unidad del Grupo 5+1 -los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Rusia, China, Francia y Reino Unido) más Alemania- a la hora de negociar con Teherán para que abandone su programa nuclear. Precisamente ayer se reanudó en Ginebra el diálogo con el régimen de los ayatolás que habían estado más de un año interrumpmidas por las reiteradas mentiras de Teherán.