Obama acusa a Al Asad de usar gas sarín y armará a los rebeldes sirios

Estados Unidos critica a Damasco por cruzar «la línea roja» al utilizar proyectiles químicos, por lo que incrementará su ayuda a los opositores, aunque no intervendrá sobre el terreno.

0

Estados Unidos va a intervenir, finalmente, en la guerra de Siria. Así lo anunció ayer el viceconsejero de Seguridad Nacional, Ben Rhodes, quien señaló que la Casa Blanca tiene pruebas de que el régimen de Bachar al Asad ha utilizado armas químicas en su lucha contra los rebeldes, «incluido el agente nervioso sarín», por lo que Damasco «ha cruzado la línea roja» trazada por Barack Obama y EEUU responderá «proporcionando más apoyo a la oposición», con un respaldo «directo al Consejo Militar Supremo», lo que se deriva en «ayuda militar» a los insurgentes.

Según los servicios de Inteligencia norteamericanos, el Ejército usó ese tipo de proyectiles contra los opositores «en múltiples ocasiones el año pasado» y, por ello, «entre 100 y 150 personas han muerto por esos ataques».

Eso sí, Rhodes fue muy cuidadoso a la hora de evitar hablar directamente de proporcionar armas a la oposición, aunque dejó claro que la ayuda planteada esta vez «será diferente tanto en escala como en espectro» a la otorgada hasta ahora. Ello, sin embargo, podría ir desde suministro directo a medidas menos drásticas, como entrenar a las fuerzas opositoras. Lo que la Casa Blanca sí descartó rotundamente fue una posible intervención sobre el terreno, ya que Washington sigue apostando por una solución política.

Mientras tanto, el Ministerio de Exteriores sirio acusó a Estados Unidos de «inventar» su informe sobre el uso de armas químicas por parte del Gobierno de Al Asad, al tiempo que el embajador del país árabe en Moscú acusó a los norteamericanos de suministrar armas a los rebeldes «desde hace tiempo».

«Elaboró una declaración repleta de mentiras, basada en informaciones inventadas, para acusar al Ejecutivo sirio del uso de armas químicas», indicaron fuentes del departamento, que acusaron, además, a Obama, de «mostrar un doble rasero a la hora de abordar el terrorismo».

Mientras, Riad Chadad, delegado sirio en Rusia, aseveró que «civiles mueren por culpa del suministro» de Washington a los insurgentes. «Occidente, con EEUU a la cabeza, envía armas a los terroristas desde 2011, pero hoy lo admitieron por primera vez», concluyó.

Por otro lado, el Kremlin aseguró que las informaciones aportadas por EEUU sobre el posible uso de armas químicas por parte del régimen de Bachar al Asad «no parecen convincentes», al tiempo que indicó que no planea entregar a Damasco los sistemas de lanzamiento de misiles S-300.