Publicidad

Al menos nueve personas han muerto y 50 han resultado heridas a consecuencia de un atentado suicida al que ha seguido un ataque a tiros contra una iglesia metodista cristiana en la localidad paquistaní de Quetta, según han confirmado fuentes policiales a la cadena nacional Geo TV y al diario ‘Dawn’.

La última víctima mortal fue una mujer que falleció debido a la gravedad de sus heridas, según reveló un portavoz del Hospital Civil de Quetta, el doctor Waseem Baig, en declaraciones a Geo TV. Baig destacó que nueve de los heridos están en estado crítico, por lo que no se descarta que la cifra final de fallecidos aumente.

El objetivo del ataque fue la iglesia metodista de Bethel, en Zarghoon Road, situado en una zona protegida de la localidad, la capital de la provincia de Baluchistán y cerca de la frontera afgana. En la iglesia se celebraba en el momento del ataque un evento infantil navideño.

El ataque comenzó cuando un terrorista suicida hizo detonar sus cargas en la puerta de la iglesia durante la misa. “Los terroristas tenían armas y parece que querían tomar rehenes dentro de la iglesia. La policía y los guardias de seguridad presentes evitaron que esto sucediera”, indicó el ministro del Interior de la provincia, Mir Safraz Bugti.

Un segundo suicida intentó entrar en el edificio, en el que había más de 400 personas, pero los servicios de seguridad de las instalaciones consiguieron matarle a tiros antes de que detonara su carga. El chaleco, con 15 kilos de explosivo, pudo ser desactivado.

Los dos atacantes tenían entre dieciséis y veinte años. La Policía tuvo que acordonar la zona del ataque y evacuar a los transeúntes que estaban en la zona.

El grupo terrorista Estado Islámico reivindicó el atentado a través de un comunicado publicado en la agencia de noticias afín Amaq en el que, sin embargo no da ningún dato específico que pueda verificar que realmente están tras este ataque.

El 15 de marzo del año 2015 perdieron la vida quince personas en un ataque de suicidas talibán sobre dos iglesias de Lahore y ochenta fallecieron el 22 de septiembre de 2013 en un doble atentado contra la Iglesia de Todos los Santos de Peshawar.