Muere Karl Lagerfeld, el diseñador que reescribió la historia de Chanel

Venerado y temido en proporciones iguales por competidores y modelos, el alemán triunfó durante más de medio siglo hasta convertirse en una marca en el mundo de la alta costura

86
Karl Lagerfeld, tras la presentación de su colección Primavera/Verano para Chanel en octubre de 2017.
Karl Lagerfeld, tras la presentación de su colección Primavera/Verano para Chanel en octubre de 2017. / EFE
Publicidad

El icónico diseñador alemán Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel desde 1983, falleció ayer después de haber sido hospitalizado este pasado lunes.

Lagerfeld era considerado un dios en el mundo de la moda, donde permaneció en la cima durante más de medio siglo y hasta su muerte, a una edad que casi conocía, excepto él. En cualquier caso, la fecha de nacimiento considerada como la más confiable era la del 10 de septiembre de 1933.

Sus trajes oscuros deportivos, su pelo blanco y recogido en cola de caballo, junto con sus gafas de sol teñidas, le hicieron reconocible al instante en los últimos años. “Soy como una caricatura de mí mismo, y eso me gusta”, decía en una cita legendaria que se le atribuye.

El diseñador alemán fue conocido por su asociación con Chanel de Francia, que data de 1983. La marca, según cuenta la leyenda, corría el riesgo de convertirse en referencia de gente de la tercera edad adinerada y pasó a ser una de las casas de alta costura más valiosas del mundo.

Sin embargo, Lagerfeld logró convertirse en una marca con derecho propio ya que también sacaba colecciones para Fendi de LVMH y su etiqueta homónima. Su intuición artística, su visión para los negocios y su ego provocaron su triunfo en el mundo de la alta costura, donde fue venerado y temido en proporciones iguales por sus competidores y modelos.

Su negativa a mirar al pasado fue uno de sus mayores activos, según destacan quienes lo conocieron. El diseñador también aunó lo joven y lo moderno hasta el último momento como refleja el hecho de que se uniera con Kaia Gerber, de 17 años (hija de Cindy Crawford), para una colaboración lanzada por su marca Karl Lagerfeld en 2018.

Kaiser Karl

Fotógrafo consumado, dibujó sus propios diseños a mano, un fenómeno no muy habitual en el mundo de la moda. Era conocido por su erudición y su inclinación por la literatura, ya que era un lector de los principales periódicos del mundo.

Lagerfeld, apodado por los medios como ‘Kaiser Karl’ y ‘Fashion Meister’, nació en Hamburgo de madre alemana y padre sueco que se dedicaba a importar leche condensada. Pasó sus primeros años escondido de la II Guerra Mundial en una finca familiar en Bavaria y tuvo un tutor francés.

Posteriormente, su familia se mudó a Paris y, en 1954, logró su primer reconocimiento ya que, gracias a un abrigo de lana, ganó un premio, que le valió para ser aprendiz de Pierre Balmain.

Fue el principal rival y competidor de Yves Saint Laurent que, fallecido en 2008, se convirtió en el líder de la alta sociedad mientras que Lagerfeld era considerado el gurú de los ‘niños salvajes’. Tampoco tuvo reparos en colaborar con marcas cercanas al gran público ya que en 2004 se unió a H&M para unas colecciones de edición limitada.

Su verdadero éxito llegó a mediados de la década de 1960 con Chloe, la marca de moda que ahora pertenece a la suiza Richemont y a la que estuvo unido de manera intermitente hasta 1997. Pero fue Chanel quien lo llevó a convertirse en toda una estrella.

Lagerfeld era considerado una persona exigente con sus modelos como refleja el hecho de que despidiera en 1999 a su amiga, la exmodelo de Chanel Inés de la Fressange, después de que ella aceptara hacerse pasar por Marianne, el símbolo nacional de Francia, sin preguntarle primero.

También fue conocido por sus polémicas declaraciones como las vertidas contra la ganadora del Oscar Meryl Streep después de sugerir que se había negado a usar un vestido diseñado por él en una ceremonia de entrega de premios por otro que ella quería pagar; o con la canciller Angela Merkel a la que en 2017 culpó por ayudar a un partido de extrema derecha a obtener escaños parlamentarios.

En los pocos momentos en los que no estaba trabajando, Lagerfeld vivía en cualquiera de sus propiedades de París, Alemania, Italia o Mónaco, ambientadas en el siglo XVIII. Su gato ‘Choupette’, descrito en las redes sociales como “la hija de Karl Otto Lagerfeld”, cuenta con más de 100.000 seguidores en Instagram.