Moscú pone a prueba su poder nuclear

0

En plena tensión por el conflicto en Ucrania, Rusia probó ayer tres misiles intercontinentales capaces de portar cabezas atómicas. Se trató de un ejercicio planeado bajo la supervisión del presidente y jefe de las Fuerzas Armadas, Vladimir Putin, que dio también luz verde a al uso varios misiles de crucero en maniobras militares.

«Todos hemos tenido la oportunidad de corroborar la alta preparación y coordinación de las fuerzas ofensivas y defensivas de nuestro país. En el mundo sigue habiendo no pocas amenazas y desafíos», sentenció Putin, que el miércoles rebajó la tensión respecto a la crisis ucraniana al anunciar la retirada de tropas de la frontera.

El ensayo contó con la asistencia de Putin y los presidentes de Bielorrusia, Armenia, y las centroasiáticas Kirguizistán y Tayikistán. Las Fuerzas Armadas «son el mejor garante de la soberanía e integridad territorial de Rusia y juegan un importante papel a la hora de garantizar la seguridad regional y global», agregó Putin.

Mientras, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, evitó confirmar si la Alianza Atlántica contempla desplegar misiles de defensa antiaérea de medio o largo alcance en los países bálticos para reforzar su seguridad y protegerles ante Rusia tras la anexión de Crimea.