La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.
La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini. / EFE
Publicidad

La Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, descartó ayer jueves la idea de desplegar militares como apoyo a la guarda de fronteras europea (Frontex) para frenar la inmigración, una iniciativa que Austria ha presentado en busca de apoyos en una reunión de ministros de Defensa y Exteriores de la UE celebrada en Viena.

La jefa de la diplomacia quiso elogiar la “contribución útil” de las propuestas austriacas en la reflexión para reforzar la cooperación entre los medios civiles y militares de la UE, pero quisodejar claro que las reglas de la UE solo permiten el despliegue de operaciones militares europeas “fuera del territorio” común.

Así lo establecen los Tratados de la Unión Europea, según declaró Mogherini en una rueda de prensa en la que estuvo acompañada por el ministro de Defensa de Austria, Mario Kunasek.
Kunasek fue el que expuso ante sus colegas europeos la experiencia austriaca en el uso de soldados para reforzar el control de su frontera y aseguró que la propuesta de militarizar la linde europea fue tema de una “discusión positiva”, a pesar de que varios de sus colegas expresaron reservas.

El ministro, cuyo país ocupa este semestre la Presidencia de turno de la UE, insistió en que se trata de buscar soluciones para proteger de manera “efectiva” la frontera común ante la incipiente presión migratoria.

Austria, junto a los países de Hungría e Italia, figura entre los países que con más dureza están criticando la política europea en materia de migración y apuestan por endurecer la posición de los Veintiocho frente a la entrada de inmigrantes a la UE.

Operación sofía

Así las cosas, también el futuro de la ‘Operación Sofía’ contra las redes que trafican con seres humanos en el Mediterráneo central se enfrenta a grandes dificultades por la amenaza de Roma de bloquear la renovación del mandato de la misión si no se introducen cambios para permitir la rotación de puertos para el desembarco de los rescatados, que hasta ahora solamente se limita a Italia.

Federica Mogherini se esfrozó por defender los éxitos de la operación ysubrayó que desde que estallara la crisis de refugiados en 2015, ‘Sofía’ ha logrado reducir fuertemente el tráfico ilegal en la región y rescatado a miles de inmigrantes.

Por ello, la Alta Representante insistió en posteriores declaraciones a la prensa presente en que poner fin a la ‘Operación Sofía’ sería un “paso atrás” y advirtió de que el escenario anterior a esta misión suponía que Italia se enfrentaba “sola” a la presión en el Mediterráneo.
Por su parte, el ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, advirtió de que la situación migratoria es “más grave que la crisis del euro” por el peligro de que tenga el efecto de un “poderoso disolvente” para la Unión Europea.

Josep Borrell apuntó a la formación de dos grupos “claramente contrapuestos” en esta materia, situando de un lado a los países del Este e Italia y del otro al “tridente” formado por Alemania, Francia y España, con el apoyo de Portugal y otros países que no enumeró el ministro de Asuntos Exteriores.

Este último grupo, subrayó, cuenta con una visión de “realismo moral” que se basa en los valores de la Unión Europea.

FuenteEuropa Press
Compartir