México sospecha que el personal de prisión ayudó a ‘El Chapo’ a fugarse

Según los experos, la construcción del túnel se habría prolongado durante nueve meses.

0

El secretario de Gobernación de México, Miguel Ángel Osorio, Chong, afirmó ayer s que el narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera pudo haberse fugado de la prisión del Altiplano con la complicidad del personal y que, de ser así, “se trataría de un acto de corrupción, deslealtad y traición a los mexicanos”.

Osorio Chong detalló que el narcotraficante llevaba un brazalete para su localización y que la celda contaba con un sistema de videovigilancia supervisado durante las 24 horas del día.

“El penal del Altiplano opera bajo estricto cumplimiento de protocolos de seguridad. Las medidas de seguridad incluyen sistema de videovigilancia de más de 750 cámaras, con bardas perimetrales”, afirmó.

Asimismo, anunció el despido de tres funcionarios por la fuga de ‘El Chapo’, entre ellos el director de la cárcel de Altiplano. Los otros dos cesados son el director del Órgano de Prevención y Readaptación Social y la coordinadora de los Centros Federales de Reinserción Social (CEFERESOS).

Por último, el secretario de Gobernación comunicó que las autoridades entregarán 60 millones de pesos (cerca de 3,5 millones de euros) a cualquier persona que facilite información que permita la captura del narcotraficante.

‘El Chapo’ logró el sábado burlar la seguridad del Centro de Readaptación Social del Altiplano a través de un túnel horadado en la zona de duchas de 1,5 kilómetros de largo por 50 centímetros de ancho que llevaba a una vivienda cercana a la cárcel.

Esta huida al más puro estilo de Hollywood desató una ola de críticas contra el Gobierno porque, según los expertos, para construir el túnel se emplearon al menos nueve meses, varios camiones pesados y cientos de toneladas de tierra, sin levantar la más mínima sospecha.

Siguen las sospechas

Más de 30 empleados del penal de Altiplano que estaban trabajando en el momento de la fuga están siendo interrogados por las autoridades mexicanas, incluido el director del centro penitenciario, Valentín Cárdenas, el subdirector y el personal médico.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, urgió a investigar “en profundidad” estos hechos al considerar que son “una afrenta al Estado mexicano” que está intentando construir y que parecía estar más cerca hace un año, cuando anunció ante el mundo la detención de ‘El Chapo’.

El líder del Cártel de Sinaloa fue arrestado el 22 de febrero de 2014 en la ciudad de Mazatlán en un operativo llevado a cabo por las fuerzas especiales de la Marina mexicana apoyándose en la información obtenida por la Inteligencia de Estados Unidos y sin realizar “ni un disparo”.

Con su arresto se cerró el doloroso capítulo de ‘El Chapo’, que ya puso en jaque al Estado mexicano en 2001 cuando logró escapar de la cárcel de máxima seguridad de Puente Grande (Jalisco) escondido en un carro de lavandería.