Angela Merkel asegura que ha tenido que realizar concesiones para lograr formar un gobierno de coalición.
Angela Merkel asegura que ha tenido que realizar concesiones para lograr formar un gobierno de coalición. / EFE
Publicidad

La canciller alemana, Angela Merkel, celebró ayer miércoles el acuerdo de ‘gran coalición’ sellado por su bloque conservador con el Partido Socialdemócrata (SPD), que pone fin a la mayor crisis de Gobierno que enfrentó el país, aunque para ello haya tenido que hacer “concesiones”.

“Fue un camino largo el que nos ha traído aquí. Fueron días intensos de negociaciones (…) pero ha merecido la pena”, defendió la mandataria en una rueda de prensa celebrada en la sede de su partido, la Unión Cristiano Demócrata (CDU), en Berlín.
“Estoy convencida de que el acuerdo puede dar lugar al Gobierno estable que necesita nuestro país y a lo que el mundo espera de nosotros”, añadió, resaltando que el pacto alcanzado servirá para mantener la competitividad de Alemania, así como las prestaciones sociales.

Importantes carteras

Por otra parte, reconoció que tuvo que “hacer concesiones” con el fin de asegurar el acuerdo, justificando así que su partido haya cedido algunas carteras claves a los socialdemócratas, como las de Finanzas, Exteriores y Trabajo y Asuntos Sociales.

En este sentido, Merkel incidió en que la CDU ocupará “carteras importantes” como Sanidad y Agricultura, informa DPA.

Por su parte, el líder de la Unión Cristiano Social (CSU), Horst Seehofer, que ocupará la cartera de Interior en el futuro Gobierno, también defendió el acuerdo. “Hemos encontrado la respuesta adecuada a los resultados electorales que fueron tan difíciles para todos nosotros el 24 de septiembre, mostrando que hemos entendido (el mensaje) y que habrá un cambio del ‘status quo’”, señaló. Seehofer indicó que el acuerdo de gobierno, de 177 páginas, está bien diseñado para “superar las divisiones y la polarización en nuestro país” y por tanto lo considera extremadamente positivo, según informó la agencia de noticias Reuters.

A su vez, el hasta ahora líder del SPD, Martin Schulz, quien dejará la jefatura del partido para ocupar la cartera de Exteriores, defendió que el acuerdo de gobierno, en lo que se refiere a la UE, supondrá “un cambio fundamental de dirección en Europa”. “Con este acuerdo de coalición, Alemania adoptará un papel activo y de liderazgo en la UE de nuevo”, precisó.

Schulz cederá al testigo al frente del SPD a la líder del grupo parlamentario, Andrea Nahles. El antiguo presidente del Parlamento Europeo había asegurado en campaña que no sería ministro de Merkel y había apostado por pasar a la oposición tras el varapalo electoral de septiembre.

Pérdida de autoridad

El líder del SPD había llegado muy debilitado a las negociaciones y deja la cúspide de la formación tras haber perdido autoridad y credibilidad entre las bases, a las que en campaña electoral prometió que jamás formaría parte de un Ejecutivo liderado por Merkel.

El nuevo peso pesado del SPD en el Gobierno será ahora el alcalde de Hamburgo, Olaf Scholz, que además de ser el ministro de Finanzas será vicecanciller, según las fuentes de su partido consultadas por DPA.

El todopoderoso Ministerio de Finanzas, que en las últimas dos legislaturas fue dirigido con mano de hierro por Wolfgang Schäuble, correligionario de Merkel y artífice de la política de austeridad alemana, cambia así de manos.

Además, el SPD, con tan solo el 20,5 por ciento de los votos en las elecciones del pasado 24 de septiembre, su peor resultado histórico, asume departamentos de peso como Exteriores, Justicia, Familia y Trabajo y Asuntos Sociales.

Mientras, la CDU que lidera Merkel y que en los comicios generales fue con gran diferencia la fuerza más votada, se conforma con los ministerios de Defensa, donde seguirá Ursula von der Leyen, Economía y Energía, Sanidad, Educación y Agricultura y se despide además del ministerio del Interior. Su hasta ahora titular, Thomas de Maiziere, queda fuera del gobierno, tal y como anunció.

FuenteEuropa Press
Compartir