Angela Merkel iniciará las conversaciones para crear una coalición con los socialdemócratas.
Angela Merkel iniciará las conversaciones para crear una coalición con los socialdemócratas. / E. P.
Publicidad

Los conservadores liderados por la canciller alemana, Angela Merkel, y los socialdemócratas del SPD han llegado a un acuerdo para iniciar las conversaciones destinadas a formar un gobierno de gran coalición, según informaron fuentes de la formación gubernamental germana a la agencia de noticias DPA.

Tras 24 horas de conversaciones, la Unión Cristiana Demócrata (CDU) y sus aliados bávaros de la Unión Social Cristiana (CSU) acordaron con el Partido Socialdemócrata (SPD) el inicio de un proceso de diálogo para formar una gran coalición, reeditando así el pacto de la anterior legislatura.

Según responsables consultados por DPA, los socialdemócratas no han conseguido garantizar una subida de impuestos para las rentas más altas en el acuerdo con los conservadores para iniciar el proceso de diálogo para formar una coalición.
Este acuerdo pone fin a meses de incertidumbre sobre la formación del nuevo gobierno en Alemania, después de que los conservadores de Merkel fracasaran en su primer intento de formar una coalición a tres bandas con los ecologistas y los liberales.

Respaldo

A pesar del acuerdo, el congreso que celebrará el 21 de enero el SPD tendrá que dar su respaldo al acuerdo para volver a formar una gran coalición con Merkel al frente del Ejecutivo. La canciller lleva doce años en el cargo y ganó las últimas elecciones legislativas.

Los responsables del partido esperan que hasta abril no se puedan negociar los términos del acuerdo para la gran coalición. Según DPA, los líderes del SPD, la CSU y la CDU y de sus grupos parlamentarios han aceptado iniciar las conversaciones exploratorias para formar la gran coalición.

El documento con las líneas maestras consensuado entre los tres partidos alemanes y que consta de 28 páginas, establece que Alemania trabajará en coordinación estrecha con Francia para fortalecer la eurozona.

En concreto, la CDU, la CSU y el SPD se comprometen a dedicar “fondos presupuestarios específicos” a la estabilización del bloque comunitario y a apoyar la “convergencia social” y las reformas estructurales, todo ello con el objetivo de conformar la base de un futuro “presupuesto de inversión” para la eurozona.

“En estrecha alianza con Francia, queremos fortalecer de forma sostenida y reformar la eurozona para que el euro pueda afrontar la crisis global”, sostienen los tres partidos llamados a formar la gran coalición.

El acuerdo alcanzado por los conservadores con los socialdemócratas también contempla limitar la reunificación familiar de refugiados a un tope de 1.000 personas al mes. A cambio de esta cifra, Alemania reducirá en el mismo número la cantidad de refugiados que acoge de Grecia e Italia en virtud de un pacto con la Unión Europea.
La reunificación familiar se aplicará solo para los casos de inmigrantes casados antes de huir de sus países y solo si no han cometido delitos, no son peligrosos y si no tienen perspectivas de regreso a su país en un futuro próximo.

El documento de consenso entre los tres partidos fija su compromiso para formar un “gobierno estable y efectivo”. El nuevo Ejecutivo intentará “fortalecer la cohesión social” en Alemania y superar “las divisiones que han surgido” tras el fracaso de las anteriores conversaciones para formar gobierno con los ecologistas y los liberales.

Satisfacción

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, expresó ayer mismo su satisfacción por el acuerdo preliminar alcanzado entre la canciller alemana, Angela Merkel y el líder socialista Martin Schulz, de cara a formar Gobierno, especialmente la parte relativa a la política europea, que ha calificado de “positiva” y “constructiva”.

“Es una contribución significativa, positiva, constructiva, orientada al futuro al debate de política europea en Europa. De modo que estoy bastante satisfecho”, aseguró en rueda de prensa desde Sofía junto al primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, tras las reuniones entre ambos Ejecutivos en el inicio de la presidencia semestral de Bulgaria de la UE, que arrancó el 1 de enero.

Juncker explicó que ayer leyó “la parte del acuerdo sobre la política europea tras las discusiones exploratorias”. “Y, en términos de sustancia, estoy muy contento con lo que la CDU/CSU y el SPD han acordado como parte de la política común para el futuro”, ha explicado, incidiendo en que está “contento” con “la política general” acordada.