Angela Merkel concedió su tradicional entrevista veraniega a una cadena de televisión alemana.
Angela Merkel concedió su tradicional entrevista veraniega a una cadena de televisión alemana. / EFE
Publicidad

La canciller alemana, Angela Merkel, defendió ayer el endurecimiento de la política migratoria de la UE y aseguró que “no estamos levantando el puente levadizo” a Europa con las nuevas medidas.

“No estamos levantando el puente levadizo, sino que estamos preguntándonos qué podemos hacer para privar de su negocio a los traficantes de seres humanos y a los contrabandistas”, afirmó Merkel en su tradicional entrevista veraniega con la televisión pública alemana ZDF.

En ese sentido, argumentó que los traficantes de seres humanos son “insensibles” porque no les importan las vidas de los inmigrantes, sino que solo buscan enriquecerse a su costa. “Europa sencillamente no puede quedarse mirando sin hacer nada”, apostilló.

Merkel expresó además su satisfacción por la aparición de nuevas figuras políticas como la del canciller austriaco, Sebastian Kurz, con ideas nuevas sobre inmigración. Aunque tienen diferencias obvias “todos estamos aquí para proteger nuestras fronteras exteriores” de la UE, dijo.

La entrevista se grabó antes de la cruciar reunión de su partido, la Unión Cristiano Demócrata (CDU), en Berlín y la de sus socios de gobierno de la Unión Social Cristiana (CSU) en Múnich para intentar zanjar la crisis provocada por la política migratoria.

Por otro lado, el ministro del Interior de Alemania y socio conservador de la canciller Angela Merkel, Horst Seehofer, consideró ayer insuficientes los resultados del acuerdo migratorio de la Unión Europea y los obtenidos por la canciller.

Según fuentes próximas a la reunión que mantienen los conservadores bávaros en Munich, Seehofer rechazó asimismo la propuesta de Merkel de confinar en centros en suelo alemán a los solicitantes de asilo que llegan al país tras ser registrados anteriormente en otros países.

Cumbre

En la cumbre de Bruselas, los 28 países del bloque europeo convinieron que los refugiados rescatados del mar serán alojados en centros “controlados” en Europa. Además se estudiará la posibilidad de que también sean abiertos centros de este tipo en África.

Al margen de las deliberaciones, Merkel acordó con España y Grecia agilizar las devoluciones de peticionarios de asilo que hubiesen sido registrados en estos países y se aseguró el compromiso de otros 14 Estados para acelerar las repatriaciones.

El líder bávaro quiere reinstaurar los controles fronterizos y rechazar directamente en la frontera alemana a los solicitantes de asilo que hayan sido registrados en otro Estado europeo.

Las directivas de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de Merkel y de la Unión Cristiano Social (CSU) de Seehofer se reunieron también ayer, por separado, para intentar resolver sus diferencias en política de asilo.

El conflicto podría finalmente desembocar en el fin de la coalición de conservadores y socialdemócratas al mando de Angela Merkel, que asumió el poder hace poco más de cien días.

FuenteEuropa Press
Compartir