May pide a la UE garantías “legales y políticas” para salvar el acuerdo

La ‘premier’ dijo ser consciente de las preocupaciones de los diputados de Westminster por la solución diseñada para evitar volver a una frontera ‘dura’ en Irlanda del Norte

13
La primera ministra británica, Theresa May, a su llegada a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE.
La primera ministra británica, Theresa May, a su llegada a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE. / EFE
Publicidad

La primera ministra británica, Theresa May, confió ayer en lograr de sus socios europeos las garantías “legales y políticas” necesarias para que el Parlamento británico no tumbe con su voto el acuerdo de divorcio negociado entre Londres y Bruselas, si bien asumió que si el bloque le da estas garantías no será de “inmediato”.

“No espero un resultado inmediato, pero sí espero que podamos empezar el trabajo tan pronto como sea posible sobre las garantías necesarias”, explicó Theresa May a la prensa en Bruselas, a su llegada a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea.

La ‘premier’ dijo ser consciente de las “fuertes preocupaciones” que tienen los diputados en Westminster por la solución de emergencia diseñada para evitar la vuelta a una frontera ‘dura’ entre Irlanda e Irlanda del Norte (‘bacsktop’ en la jerga comunitaria) y aseguró que así se lo trasladará al resto de líderes.

En este sentido, May pedirá a los Veintisiete “garantías legales y políticas” sobre la aplicación de este mecanismo, en el sentido de que quede claro que no será permanente y que, de activarse, será solo como medida de último recurso y por un breve periodo.

En el Parlamento británico ven en esta solución para la frontera irlandesa el riesgo de que Reino Unido quede “atrapado” en la unión aduanera para siempre y por ello reclaman a May pruebas de que si se activa no será de manera “permanente”.

El bloque comunitario también defiende que no tiene interés en aplicar el ‘backstop’, pero rechaza de plano reabrir el acuerdo o limitar de alguna manera este instrumento, que considera imprescindible en caso de que el periodo de transición tras el brexit concluya sin que las partes hayan negociado una solución mejor alternativa.