May (en una imagen de archivo), quiere convertir el brexit en un éxito saliendo del mercado único .
May (en una imagen de archivo), quiere convertir el brexit en un éxito saliendo del mercado único . / EFE
Publicidad

La primera ministra británica, Theresa May, insistió ayer domingo en su “determinación” para lograr un brexit aun sin unión aduanera con los países de la UE y resistir así las presiones de un lado y otro a favor de una ruptura más radical o un acercamiento al bloque comunitario.
Los euroescépticos piden a May que retire la propuesta de “asociación aduanera” híbrida por temor a estar demasiado vinculados a Bruselas, mientras que los conservadores proUE prefieren seguir en el mercado único con el argumento de que lograría apoyos para ello en otros partidos políticos.

“Tengo la determinación absoluta de convertir el brexit en un éxito saliendo del mercado único y de la unión aduanera y construyendo una nueva relación con los socios de la UE que nos permita recuperar el control de nuestras fronteras, nuestras leyes y nuestro dinero”, señaló May en un artículo publicado en el periódico ‘The Sun On Sunday’.

Buenos avances

Así, destacó los “buenos avances” hacia este objetivo y prometió “seguir haciéndolo con resolución en los próximos meses”. Sin embargo, dentro del propio Gobierno de May hay división sobre la fórmula aduanera preferida. “Sería inimaginable que siguiera adelante con el modelo híbrido después de que fuera destrozado por miembros de su propio comité para el brexit”, indicó una fuente gubernamental al ‘The Sunday Telegraph’.

Por contra, los conservadores proUE quieren capitalizar esta falta de acuerdo y los recientes reveses al Gobierno en la Cámara de los Lores para conseguir que May abandone su estrategia y se incline hacia el modelo noruego de integración en el Área Económica Europea y en la Asociación Europea de Libre Comercio. Esta postura sería inaceptable para los “duros” del brexit, ya que obligaría a aceptar la libertad de movimiento.

Mientras, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, se enfrenta a una posible rebelión interna por su actitud ante el brexit tras haber pedido la abstención en la próxima votación sobre el Área Económica Europea prevista para el martes en la Cámara de los Lores.
Uno de los impulsores de la enmienda a votar, el laborista Lord Alli, acusó a la dirección del partido de estar “paralizada por la indecisión”. “Es una cobardía absoluta. No tiene sentido estar en política para abstenerse”, añadió el laborista.