La primera ministra británica, Theresa May, siempre se ha mostrado contraria a un segundo referéndum.
La primera ministra británica, Theresa May, siempre se ha mostrado contraria a un segundo referéndum. / EFE
Publicidad

La primera ministra, Theresa May, avisó ayer de que Reino Unido se encontrará en “tierra ignota” si su acuerdo para un brexit es rechazado por el Parlamento a fines de este mes, a la vez que negó las últimas noticias de que podría intentar retrasar el voto de los legisladores por segunda vez. “Si el acuerdo no se aprueba en esta votación que está por venir, entonces realmente estaremos en un tierra ignota. No creo que nadie pueda decir exactamente qué sucederá en términos de la reacción que veremos en el parlamento”, declaró May en una entrevista a la cadena BBC.

Asimismo, la primera ministra volvió a mostrarse en contra de un segundo referéndum para terminar de ratificar la salida del país de la UE, dado el desencanto de buena parte de la población, así como de su Partido Conservador sobre los términos actuales del acuerdo.
“En la práctica, en realidad no se puede realizar un referéndum antes del 29 de marzo”, fecha estimada de salida de la UE, según la notificación que envió Reino Unido a Bruselas en marzo de 2017.

Base legal

“Estaríamos hablando de extender el Artículo 50”, añadió en referencia a la base legal que activa el protocolo, y que tiene una duración limitada en el tiempo.

Por otro lado, un 46 por ciento de los británicos se muestra a favor de seguir en la Unión Europea frente a un 39 por ciento que desea culminar el proceso de salida del bloque, según una encuesta de YouGov publicada ayer en la que la mayoría de los consultados, independientemente de su opinión, desean tener la potestad de decidir por sí mismos el futuro del país.

La encuesta tuvo lugar en mitad de una crisis de Gobierno ante la enorme dificultad que atraviesa la primera ministra, Theresa May, para que el Parlamento británico apruebe los términos actuales del Tratado de Salida que la mandataria pactó con Bruselas.

La diferencia de porcentaje en la encuesta demostró que el electorado está profundamente dividido dos años después del referéndum que dio el pistoletazo de salida al proceso de abandono de la Unión Europea —52 a 48 a favor del brexit, en esa ocasión—.

La encuesta, que ha consultado a más de 25.000 votantes, fue encargada por la campaña People‘s Vote, que pidió un segundo referéndum tras considerar que el pueblo británico tiene ahora más información adicional sobre las consecuencias del proceso en el país británico.