La primera ministra británica, Theresa May, regresa al interior de Downing Street tras anunciar su dimisión.
Publicidad

La primera ministra británica, Theresa May, anunció ayer que dimitirá el próximo 7 de junio, cuando empezará el proceso para elegir a su sucesor como líder del Partido Conservador y jefe del Gobierno del Reino Unido y, permanecerá en funciones mientras se elige al nuevo líder “tory”.

May dio a conocer su decisión en una declaración ante la residencia oficial del 10 de Downing Street, en Londres, y tras reunirse con el presidente de su grupo parlamentario, Graham Brady, para determinar su futuro político.

En su declaración, la “premier, que rompió a llorar al concluir su discurso al país, dijo que “siempre lamentará profundamente” no haber podido ejecutar la salida del país de la Unión Europea (UE).

La todavía líder “tory” conminó a su sucesor al frente del Partido Conservador y del Gobierno a tratar de hallar un consenso en el Parlamento para lograr dejar el bloque europeo.

Además, May informó de que ha comunicado a la reina Isabel II su decisión y que continuará como primera ministra en funciones hasta que el proceso de sucesión quede completado.
“He hecho todo lo posible” para materializar el brexit, después de que los británicos votaran a favor de salir de la UE en el referéndum del 23 de junio de 2016.

“He luchado para hacer que el Reino Unido sirva no solo a unos pocos privilegiados sino a todo el mundo y cumplir con el resultado del referéndum”, afirmó May, vestida de rojo.

“Pronto dejaré el trabajo que para mí ha sido el honor de mi vida servir. ¿Segunda primera ministra?, ciertamente no la última. Lo digo sin animadversión, sino con una enorme gratitud por haber tenido la oportunidad de servir al país que amo”, afirmó May, quien es la segunda jefa de Gobierno tras Margaret Thatcher.

La “premier” estará al frente del Ejecutivo cuando el presidente de EE.UU., Donald Trump, haga su visita de Estado entre el 3 y el 5 de junio.

Sin alegría

La Comisión Europea (CE) aseguró ayer que el presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, recibió la información sobre la dimisión de Theresa May “sin alegría personal”, pero se mostró dispuesto a trabajar con su sucesor.

“El presidente Juncker siguió el anuncio de la primera ministra May esta mañana sin alegría personal. El presidente apreció y le gustó mucho trabajar con la primera ministra May y, como ha dicho antes, Theresa May es una mujer con coraje por la que tiene gran respeto”, declaró la portavoz de la CE Mina Andreeva, en la rueda de prensa diaria de la institución.

Añadió que Juncker “respetará igualmente y establecerá relaciones de trabajo con cualquier nuevo primer ministro, sea quien sea”. También recalcó que la posición de la Comisión con respecto al acuerdo del brexit no ha variado tras el anuncio de la dimisión de la “premier”.

sucesión

El conservador Boris Johnson, exalcalde de Londres y ferviente partidario de un brexit duro, es el principal favorito para suceder a Theresa May al frente del Gobierno británico y tomar las riendas del proceso de salida del Reino Unido de la UE.

Las encuestas entre los afiliados del Partido Conservador otorgan al antiguo alcalde de Londres una clara ventaja al frente de la larga lista de aspirantes a liderar la formación y ocupar el despacho principal del 10 de Downing Street, aunque puede encontrar cierta resistencia entre los diputados “tories”.

Su particular carácter y su facilidad para provocar polémicas generan dudas entre algunos de sus colegas de bancada, que a partir del 10 de junio serán los encargados de seleccionar a los dos candidatos que finalmente se someterán al voto de los afiliados.

El paso que dio May se esperaba desde hacía tiempo en el ambiente parlamentario, lo que permitió a los posibles sucesores sondear sus apoyos y preparar el terreno para las primarias.

Johnson lleva semanas reuniéndose en privado con diputados conservadores para tratar de rebajar las reticencias a su liderazgo y remarcar su línea dura: “Dejaremos la Unión Europea el 31 de octubre, con o sin acuerdo”, señaló ayer el exministro de Exteriores a la televisión suiza RTS poco después del anuncio de May.