Varios manifestantes palestinos arrojan objetos a las fuerzas de seguridad de Israel en medio de las protestas que han sacudido la frontera en Gaza.
Varios manifestantes palestinos arrojan objetos a las fuerzas de seguridad de Israel en medio de las protestas que han sacudido la frontera en Gaza. / efe
Publicidad

Al menos 52 palestinos murieron y unos 2.400 resultaron heridos ayer por los disparos efectuados por las fuerzas de seguridad israelíes, en el marco de las protestas que estallaron en la frontera de la Franja de Gaza por el traslado de la Embajada estadounidense a Jerusalén y el 70º aniversario de la creación del Estado de Israel.

El portavoz del Ministerio de Exteriores palestino, Ashraf al Qidra, indicó, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias Wafa, que el balance de víctimas es de 52 muertos, incluidos seis menores, y 2.400 heridos, si bien advirtió de que el número de fallecidos podría aumentar por la gran cifra de heridos, algunos graves en este caso.

Varios testigos indican que las fuerzas israelíes emplearon
fuego real contra los manifestantes

Se trata del mayor balance de víctimas que se ha registrado en un solo día de protestas desde que comenzaron las movilizaciones en los Territorios Palestinos, tanto Gaza como Cisjordania, de cara a la ‘Nakba’ para reivindicar el derecho al retorno de los refugiados palestinos. Desde entonces, han muerto cerca de cien palestinos sin que haya ninguna baja del lado israelí.

El ministro de Salud en la Franja de Gaza, Jawad Awad, instó a los gobiernos y a las organizaciones internacionales a que paren lo que ha calificado de “masacre israelí contra manifestantes desarmados”, según informó la agencia palestina Wafa.

“Todos los países que dicen apoyar los Derechos Humanos deberían adoptar una postura seria de proteger a civiles desarmados”, sostuvo en un comunicado, instando a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Cruz Roja y Naciones Unidas a “actuar para detener la máquina de matar israelí”.

El ministro, que forma parte de Hamás, advirtió de que el número de muertos y heridos aumentará considerablemente y acusó a Israel de intentar provocar el mayor daño posible y matar al mayor número de palestinos posible.

La represión israelí de las protestas ha generado críticas a nivel internacional, pero Estados Unidos, que ha provocado la ira de los países árabes con el traslado de su Embajada a Jerusalén desde Tel Aviv, ha respaldado a la nación hebrea en su acusación contra el movimiento islamista Hamás de instigar la violencia en la Franja de Gaza.

Respuesta

El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) hizo un llamamiento a una nueva intifada en respuesta a la violencia que se desató ayer en la Franja de Gaza por la represión israelí de las protestas palestinas con motivo del 70º aniversario de la ‘Nakba’ y la apertura de la Embajada de Estados Unidos.

“La reacción natural a la muerte de gente que estaba protestando pacíficamente debería ser una intifada árabe e islámica”, dijo Jalil al Haya, ‘número dos’ de Hamás. “No hay más opción que prender la mecha en Gaza y Cisjordania en respuesta a lo que ha pasado”, sostuvo, según informó el diario israelí ‘Yedioth Ahronoth’.

Al Haya reconoció además que Hamás “ha vigilado las marchas” de ayer, en las que unos 40.000 palestinos se concentraron a lo largo de la frontera entre la Franja de Gaza e Israel en trece localizaciones distintas desde primera hora y hasta las 17.30 (hora local), cuando Hamás ordenó la retirada. “Haremos de escudo”, prometió a los manifestantes.

Asimismo, el Ejército israelí, que envió refuerzos a la frontera con Gaza, lanzó octavillas en el enclave ayer, advirtiendo a los palestinos de “no servir de instrumento a Hamás” o acercarse o provocar daños en la valla fronteriza. Pese a ello, miles de palestinos se concentraron en cinco puntos a lo largo de la frontera. “Hamás está encabezando una operación terrorista bajo la cobertura de las masas en toda Gaza”, denunció el Ejército israelí en su cuenta de Twitter, asegurando que tiene información de que en último término la intención del grupo islamista es “perpetrar ataques terroristas”, según difundieron ante los medios las Fuerzas Armadas del país.