El humo asciendiendo tras un ataque aéreo sobre los Altos del Golán sirios, en el pueblo Arab Asudi.
El humo asciendiendo tras un ataque aéreo sobre los Altos del Golán sirios, en el pueblo Arab Asudi./ EFE
Publicidad

El balance de víctimas mortales a causa de una serie de atentados perpetrados ayer miércoles por el grupo yihadista Estado Islámico en zonas controladas por el Gobierno de Siria en el suroeste del país asciende, al cierre de esta edición a 220, según el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos.

El organismo, con sede en Londres e informantes en el país árabe, indicó que entre las víctimas hay cerca de 90 civiles (entre ellos tres niños), así como más de 95 personas que tomaron las armas para intentar repeler la ofensiva.

Así, señaló que el ataque de los yihadistas se expandió en un frente de unos 20 kilómetros en la provincia, al tiempo que añadió que es probable que el balance de muertos aumente debido al gran número de heridos.

Por su parte, la agencia de noticias oficial de Siria, SANA, informó de que se produjo un gran atentado suicida en el barrio de Al Suq, en la ciudad de Sueida. Como consecuencia del mismo, “un número de ciudadanos han sido martirizados y otros han resultado heridos”, apuntó.

De acuerdo con SANA, las fuerzas de seguridad neutralizaron a otros dos terroristas suicidas en la ciudad de Sueida antes de que se inmolaran. Sin embargo, Estado Islámico perpetró más ataques en las localidades de Duma, Tima, Rami, Al Shabaki y Al Matouneh, en el noreste de la provincia.

El coordinador residente de Naciones Unidas en Siria, Alí al Zaatari, condenó los ataques y pidió que se proteja a los civiles.

El Observatorio resaltó que el ataque “es el más violento y más sangriento desde que comenzó la Revolución Siria en Sueida”. El grupo fundado por Abú Bakr al Bagdhadi también proporcionó su propio recuento, que sitúa en más de cien los fallecidos por su ofensiva sobre Sueida.

Los yihadistas fueron derrotados en sus bastiones de Raqqa (Siria) y Mosul (Irak) el año pasado, lo que provocó el desmoronamiento de su ‘califato’. Desde entonces, reforzaron la defensa de los territorios que aún controlan en Siria, entre ellos la cuenca del río Yarmuk, en el suroeste.

Esta cadena de atentados coincide con la recta final de la campaña militar puesta en marcha el pasado mes de junio por el Gobierno de Bashar al Assad para reconquistar el feudo rebelde del suroeste, que abarca las provincias de Sueida, Deraa y Quneitra.

FuenteEuropa Press
Compartir