El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se dirige a sus simpatizantes durante un acto reciente.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se dirige a sus simpatizantes durante un acto reciente. / europa press
Publicidad

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aclaró que el 10 de enero iniciará su segundo mandato, conforme al resultado de las elecciones presidenciales del 20 de mayo, a pesar de que numerosos países sopesan no asistir a la toma de posesión en coherencia con su decisión de no reconocer dichos comicios. “El 10 de enero, el pueblo a la calle, pueblo al poder”, dijo el miércoles durante un acto oficial para entregar 2,5 millones de viviendas sociales, según informó la agencia de noticias oficial AVN.

Maduro indicó que el Gobierno ya tiene un Plan de la Patria para el periodo 2019-2025, que ocupará su segundo mandato. “Tengo la certeza de que van a ser años de avances, de mejorías, de desarrollo”, confió. El líder ‘chavista’ ganó las elecciones presidenciales del 20 de mayo, por lo que, de acuerdo con la Constitución, tendrá que tomar posesión del cargo el 10 de enero.

Sin embargo, ni la oposición ni la mayoría de la comunidad internacional reconocieron estos comicios por considerar que no respetaron los estándares democráticos.

Ayuda extranjera

La oposición ha pedido a los gobiernos extranjeros que boicoteen la toma de posesión de Maduro ausentándose de la misma. Algunos líderes, como el presidente colombiano, Iván Duque, ya han anunciado que no irán.

Po otro lado, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó a Colombia de desatar una “guerra eléctrica” a la que atribuyó los continuos cortes de luz en el estado venezolano de Zulia, en la costa occidental. “La guerra eléctrica en el Zulia ha sido despiadada, eso viene de Colombia”, dijo el miércoles durante un acto oficial para entregar 2,5 millones de viviendas sociales, según informó el diario venezolano ‘El Nacional’.

Maduro acusó a “grupos entrenados en Colombia” de los supuestos “ataques terroristas” contra el sistema eléctrico venezolano. Los cortes de electricidad son cada vez más habituales en Venezuela, sobre todo en ciudades grandes como Caracas y su área metropolitana, donde suelen durar horas.

El Gobierno del país sostiene que son producto del “sabotaje”, si bien la oposición venezolana achaca los apagones a una infraestructura obsoleta.