Maduro cierra la frontera con Brasil y sopesa hacerlo con Colombia

El dirigente venezolano asegura que está obligado a “garantizar la tranquilidad y la paz” en el país ante el intento por parte de la oposición de introducir mañana ayuda humanitaria

16
Nicolás Maduro, durante un acto de gobierno en el complejo agro-industrial Ezequiel Zamora en San Francisco de Yare.
Nicolás Maduro, durante un acto de gobierno en el complejo agro-industrial Ezequiel Zamora en San Francisco de Yare. / EFE
Publicidad

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció ayer el cierre de la frontera con Brasil y resaltó que el Gobierno “está evaluando” adoptar esta misma medida en el caso de la frontera con Colombia.

“Desde hoy cerrada frontera con Brasil. Todas las medidas de aseguramiento y hasta nuevo aviso”, dijo por videoconferencia en la sede del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Maduro desveló que también se sopesa el “cierre total de la frontera con Colombia”. “Yo quiero que sea una frontera dinámica y abierta pero sin provocaciones, sin agresiones, porque estoy obligado como jefe de Estado, jefe de Gobierno y comandante en jefe de la FANB a garantizar la tranquilidad y la paz”, señaló.

Por otra parte, responsabilizó al presidente del país vecino, Iván Duque, de cualquier “acto de violencia” que se produzca en la frontera, donde se está concentrando la ayuda enviada por varios países, entre ellos Estados Unidos, y que la oposición espera hacer entrar a partir de mañana en el país.

La medida fue anunciada un día después de que la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, anunciara el cierre de la frontera aérea y marítima con Antillas Neerlandesas y señalara que Caracas ha puesto “bajo revisión” las relaciones con estos países.

En Colombia, Brasil y Curazao se han acumulado toneladas de ayuda humanitaria para Venezuela, que atraviesa una profunda crisis económica con escasez de alimentos y medicinas que ha empujado a por lo menos tres millones de venezolanos a emigrar, según datos de Naciones Unidas.

Maduro se opone al ingreso de la ayuda humanitaria, que ha calificado como “una trampa cazabobos”, con el argumento de que se pretende violar la soberanía de Venezuela por parte estadounidense.