Nicolás Maduro.
Nicolás Maduro. / efe
Publicidad

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró que las elecciones presidenciales serán el 22 de abril aunque la oposición no participe, e incluso amenazó con adelantar las legislativas —inicialmente previstas en diciembre— para ese mismo día. En este sentido, la Asamblea Nacional Constituyente confirmó que ya tiene sobre la mesa una propuesta del líder chavista para que se celebren en la misma fecha las elecciones presidenciales y los comicios para elegir una nueva Asamblea Nacional.

El martes, el ‘número dos’ del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, sugirió adelantar los comicios legislativos para hacerlos coincidir con los presidenciales, algo con lo que Maduro se mostró ayer de acuerdo durante un encuentro con periodistas. Así, Maduro propuso “sumar” ambos procesos.

La presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez, confirmó en Twitter que este órgano, monopolizado por el chavismo, ya ha recibido la “propuesta” de Maduro para convocar también las elecciones a la Asamblea Nacional y a los Consejos Legislativos y Municipales.

“Puede contar el presidente con el compromiso de la ANC para fortalecer la democracia del país”, proclamó Rodríguez, dando a entender que el órgano secundará la solicitud, a la que también debería dar luz verde el Consejo Nacional Electoral (CNE).

“A través del proceso electoral constituyente, la ANC ha garantizado la paz y la tranquilidad de la República, permitiendo a los venezolanos expresarse mediante el derecho al voto y ejerciendo su sagrada soberanía. ¡Nada detendrá la marcha victoriosa de Venezuela!”, subrayó ante los medios.

Todo parece indicar que el líder chavista acude a la reelección sin la competencia de la principal coalición opositora, la Mesa de Unidad Nacional (MUD) que el miércoles ya descartó su concurrencia en las elecciones por considerarlas “ilegítimas”, después de que varias facciones del bloque ya se hubiesen desmarcado de dicha cita.

Un portavoz de la MUD, Ángel Oropeza, reiteró su defensa del “acuerdo” alcanzado en República Dominicana, el cual “estipula elecciones presidenciales para el segundo semestre de este año” y una serie de “garantías” que sólo quedan garantizadas si han pasado al menos cien días.

“En caso contrario no cuenten con la Unidad ni con el pueblo venezolano para avalar fraude”, advirtió, en una comparecencia ante los medios en la que retó al Gobierno de Nicolás Maduro a medirse con la oposición “en unas elecciones de verdad”.

Miedo

Por su parte, el presidente achacó al “miedo” la decisión de la MUD. “Si no van a las elecciones ¿para dónde van? ¿Para la guerra? ¿Van a dar un golpe de Estado?”, planteó. “Quieren destruir todo lo que sean elecciones porque están perdidos”, ha afirmado el mandatario, que ha acusado a la MUD de actuar “de espaldas” a los venezolanos y con “arrogancia”. En este sentido, subrayó que “la MUD tiene miedo porque pierde, de todas todas, cualquier elección”.

La decisión de la MUD ha convertido al pastor evangélico Javier Bertucci en el único rival opositor a Maduro. Ha copado las miradas al convertirse inesperadamente en el único oponente al actual mandatario e insiste en que detrás de su candidatura no está el Gobierno, como aseguran muchos opositores que buscan boicotear la elección para evidenciar la dictadura chavista. En medio de la peor crisis en la historia moderna de Venezuela, donde escasean medicinas y alimentos y la población lucha con una hiperinflación, Bertucci quiere capitalizar el trabajo social de su iglesia que, según él, ha servido cuatro millones de platos de sopa en el último año y medio con ayuda de 130.000 voluntarios.