Macron promete que atenderá las peticiones de los ‘chalecos amarillos’

El Gobierno francés adelanta que se harán “importantes anuncios” en respuesta a la crisis

30
Los últimos enfrentamientos acabaron con 135 heridos y 1.700 detenidos, la mayoría de ellos en París. / EFE
Publicidad

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, realizará la semana que viene “importantes anuncios” en respuesta a la crítica situación social que se vive en Francia desde hace un mes con el estallido de las protestas del colectivo de los ‘chalecos amarillos’, mientras desde el Elíseo se reconoce “falta de comunicación” con los manifestantes y se promete buscar soluciones concretas.

Poco a poco, diversos responsables del Gobierno francés han avanzado su intención de escuchar a este colectivo, que comenzó denunciando la subida de los impuestos a los carburantes ordenada por el Elíseo como parte de su plan energético, y acabó extendiéndose a un malestar generalizado por sus condiciones de vida.

“Donde hay odio, hay también una demanda de cariño. El verdadero problema comienza cuando la gente es indiferente”, explicó Macron a su equipo el pasado jueves, según declaraciones recogidas por ‘Le Journal du Dimanche’, en un tenso encuentro donde una de las personas más cercanas al mandatario, el senador Francois Patriat, líder en la cámara de La República en Marcha, le expresó su temor a que la situación degenerara en un golpe de estado.

El Elíseo recordó ayer que las consultas para atender las múltiples demandas del colectivo ( desde la eliminación del impuesto adicional a los carburantes hasta la mejora generalizada de las condiciones de vida) deberían comenzar el próximo sábado, a las 15.00, si no se adelantan por circunstancias de emergencia social.

En el encuentro, que reunirá a Gobierno, sindicatos, autoridades locales e incluso representantes del movimiento, el “Gobierno se compromete a identificar medidas de acompañamiento justas y eficaces”.

Mientras, las autoridades de París siguen haciendo balance de daños tras un día que acabó con 135 heridos y 1.700 detenidos. “Ha sido mucho más dañina que la del 1 de diciembre”, reconoció el primer teniente de alcalde de París, Emmanuel Grégoire.

“Al haber menos barricadas, ha existido mucha más dispersión, muchos más lugares afectados por la violencia”. La alcaldesa, Anne Hidalgo, lamentó la noche del sábado “escenas de caos” en la capital y “daños inconmensurables” para la economía y la imagen de la ciudad.
“Las soluciones deben tener en cuenta la realidad de cada individuo”, dijo el domingo por la mañana el portavoz del Gobierno, Benjamin Griveaux. “Deben ser casi a medida. La ira, a veces, se manifiesta de forma muy diferente dependiendo del territorio”, añadió antes de entonar un ‘mea culpa’.

“Está claro que hemos subestimado la necesidad de hablar con nuestros conciudadanos”, reconoció, “a la hora de asociarnos para construir soluciones”.