El presidente francés, Emmanuel Macron, durante un encuentro en la sede del Parlamento Europeo, ayer en Estrasburgo.
El presidente francés, Emmanuel Macron, durante un encuentro en la sede del Parlamento Europeo, ayer en Estrasburgo. / EFE
Publicidad

El presidente francés, Emmanuel Macron, defendió ayer en el Parlamento Europeo que el ataque lanzado por Estados Unidos, Reino Unido y Francia contra instalaciones sirias utilizadas para fabricar armas químicas contó con un “marco legítimo” y fue para salvar “el honor de la comunidad internacional”.

“Tres países hemos intervenido y lo digo con franqueza: por el honor de la comunidad internacional. Para, dentro de un marco legítimo, multilateral y de manera dirigida, sin ninguna víctima humana, destruir tres lugares de producción de armas químicas”, explicó en la sede de la Eurocámara en Estrasburgo (Francia).

A su juicio, este ataque tripartito en Siria “no tienen nada que ver” con las guerras de Irak o Libia porque “no se ha declarado la guerra a nadie”. “Si creemos en el multilateralismo, en la fuerza del Derecho, en un momento dado debemos poder decidir no ceder al cinismo de aquellos que no apoyan el multilateralismo”, señaló.

La ONU

El presidente francés aseguró que hay resoluciones de Naciones Unidas, apoyadas por todos los miembros del Consejo de Seguridad, incluido el propio Vladimir Putin, que condenan los ataques con armas químicas.

Macron explicó que la única guerra en Siria con la que Francia está “comprometida” es la guerra contra la organización terrorista Estado Islámico y otros grupos extremistas que “han atacado” Europa y “han provocado centenares de muertos” en el bloque comunitario. “Esta guerra es legítima, tiene un marco y estamos completamente implicados”, dijo.

“Pero hay una guerra paralela y es la de Bashar al Assad contra su pueblo y sus opositores desde hace ya siete años. No hemos declarado la guerra a Al Assad, pero hemos desarrollado un trabajo constante, diplomático y humanitario para cumplir nuestro deber de defender nuestros valores, y lo asumo perfectamente”, reivindicó.
Macron salió así al paso de las críticas expresadas por Los Verdes y el grupo Izquierda Unitaria Europea (GUE), así como por algunos eurodiputados euroescépticos. El presidente francés contestó con indignación a algunas de estas preguntas.

“Los mismos que se indignan cada vez ante imágenes que hemos visto, de mujeres y niños muertos por ataques de cloro nos dicen: quedémonos sentados. ¿Los derechos son para nosotros, los principios son para nosotros pero la realidad es para otros? ¡No!”, enfatizó.

En otro índole de temas, los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) entraron la tarde de ayer en la localidad de Duma para investigar el supuesto ataque químico ocurrido, del que Estados Unidos, Francia y Reino Unido acusaron al régimen de Bashar al Assad, procediendo a bombardear el sábado pasado posiciones militares sirias en respuesta.

Inspección

La visita de los inspectores de la OPAQ a Duma, la última localidad rebelde en caer en la ofensiva de Damasco para recuperar el enclave de Duma Oriental, se produce después de que EE.UU. y Francia hubieran expresado su temor de que Rusia y Siria pudieran alterar las pruebas de lo sucedido.

Los inspectores tienen como cometido confirmar si realmente hubo un ataque químico y qué sustancias fueron las empleadas, pero no señalar quién estuvo detrás del mismo.
Por otro lado, el ministro de Exteriores de Arabia Saudí, Adel al Jubeir, desveló ayer que Riad está discutiendo con Estados Unidos la posibilidad de enviar tropas a Siria y que ha ofrecido desplegarlas de la coalición árabe que encabeza en materia antiterrorista.
“Estamos en discusiones con Estados Unidos sobre el envío de fuerzas a Siria y las ha habido desde el inicio de esta crisis”.

Trump habría planteado la idea el viernes, antes del ataque. “Hemos pedido a nuestros socios que asuman una mayor responsabilidad para garantizar la seguridad en su propia región”, dijo Trump.

FuenteEuropa Press
Compartir