El presidente de Francia, Emmanuel Macron, junto a la canciller alemana, Angela Merkel, representantes de las dos potencias enfrentadas durante la I Guerra Mundial.
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, junto a la canciller alemana, Angela Merkel, representantes de las dos potencias enfrentadas durante la I Guerra Mundial. / EFE
Publicidad

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, recordó a los caídos en la I Guerra Mundial en un emotivo discurso para conmemorar el centenario del Armisticio, pronunciado ante el Arco del Triunfo, en presencia de unos 70 jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos el mandatario Pedro Sánchez y el Rey Felipe VI y donde recordó a los caídos en combate, el dolor y la recuperación de un conflicto que transformó la historia, y destacó que el nacionalismo “es la antítesis y la traición del patriotismo”.

“El 11 de noviembre de 1918, a las 11 de la mañana, hace 100 años, en París como en toda Francia, sonaron las cornetas y sonaron las campanas”, comenzó Macron en recuerdo del momento exacto de la entrada en vigor del Armisticio, “el final de cuatro largos y terribles años en los que, solo en suelo francés, fueron disparados mil millones de proyectiles”.

Uno de los momentos más destacados del discurso llegó cuando Macron dedicó parte de su mensaje a condenar el ascenso del nacionalismo en Europa, que describió como “la antítesis y una traición del patriotismo”. “La lección no puede ser rencor y resentimiento hacia otras naciones, ni olvido del pasado”, proclamó.

Macron expresó su temor a que “resurjan los viejos demonios y nuevas ideologías que manipulan las religiones”. “La historia amenaza con retomar un trágico rumbo en este día de aniversario, donde renovamos nuestra fidelidad eterna a nuestros caídos”, explicó.

“Debemos reafirmar a la gente nuestra inmensa responsabilidad, transmitir a nuestros hijos el mundo que las generaciones anteriores han soñado. Nuestro mundo está en los albores de una nueva era, en el amanecer de una civilización que debe guiar las facultades de la Humanidad a lo más alto”, añadió.

Macron abandonó el escenario para proseguir una ceremonia con un marcado carácter musical tras una canción interpretada por la artista beninesa Angélique Kidjo y el violonchelista franco-estadounidense de origen chino Yo Yo Ma con la suite nº 5 de Johann Sebastian Bach, seguida de una interpretación del Bolero, de Ravel, tras la comparecencia del mandatario.

Angela Merkel

Los líderes de Alemania y Francia, Angela Merkel y Emmanuel Macron, defendieron un enfoque multilateral unificado para impulsar la paz mundial en el Foro de Paz celebrado en París al que han asistido decenas de jefes de Estado y de Gobierno, con una notable excepción: el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Merkel inauguró el Foro tras la ceremonia por el centenario del Armisticio que marcó el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial y ha advertido que el nacionalismo “miope” está ganando terreno en Europa y otras partes. La canciller tomó las palabras de Macron para criticar a quienes impulsan sus intereses propios ignorando los lazos que han sustentado la paz desde la Segunda Guerra Mundial.

“La mayor parte de las cuestiones que afrontamos no pueden ser resueltas por una nación en solitario, sino que deben acometerse de manera conjunta. Por eso necesitamos un enfoque común”, apuntó Merkel. “Si el aislamiento no fue la solución hace 100 años, ¿cómo podría serlo hoy en un mundo tan interconectado?”, se preguntó ante los medios.

Macron espera que este foro contribuya a evitar caer en las trampas del pasado al promover el multilateralismo. El mandatario francés quiere así demostrar el poder de la reconciliación un siglo después de que Europa quedara devastada por uno de los conflictos más sangrientos de la historia.

Macron pidió en reiteradas ocasiones una “acción colectiva” para abordar crisis que van desde el medioambiente, el terrorismo yihadista, la proliferación nuclear o el antisemitismo. “¿Será hoy un símbolo de paz duradera o un último momento de unidad antes de que el mundo caiga en un mayor desorden?”, preguntó Macron a la audiencia. “Depende solamente de nosotros”, apostilló durante su discurso.

Asimismo participaron en el foro líderes como el presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo turco, Tayyip Erdogan, mientras que Trump, adalid del “Estados Unidos Primero” y autoproclamado nacionalista orgulloso, partía en el avión presidencial ‘Air Force One’ hacia Washington poco después de la inauguración del Foro de Paz.

Por otro lado, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pidió ayer un trabajo constante para garantizar la paz en el continente, en su mensaje con motivo del centenario del Armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial.

“Este 11 de noviembre, caminamos unidos para conmemorar a nuestros caídos. La paz nunca viene garantizada, hay que trabajar en ella día tras día. Esta ardiente obligación es la razón de ser de la Unión Europea”, escribió en su cuenta de Twitter.

Unos 70 jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo se congregaron en la plaza de la Concordia, ante el Arco del Triunfo, en una ceremonia concebida como una celebración de la unidad frente a la discordancia.

Corona de flores

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, rindió homenaje con una corona de flores a los caídos británicos en el Día del Recuerdo o Día de las Amapolas en Londres, un “acto histórico de reconciliación”, según destacó el Gobierno británico.

Reino Unido celebró así como cada año el centenario del Armisticio que puso fin a la I Guerra Mundial con ceremonias en las principales ciudades del país y dos emotivos minutos de silencio para recordar a los caídos. El evento principal fue frente al Cenotafio de Londres, donde el Big Ben ha roto 15 meses de silencio por reformas para celebrar a las 11.00 horas en punto el centenario de la paz. Tras las campanadas se guardaron dos minutos de silencio en un acto en el que participó la primera ministra, Theresa May.