El presidente francés, Emmanuel Macron, durante su discurso dirigido al país.
El presidente francés, Emmanuel Macron, durante su discurso dirigido al país. / EFE
Publicidad

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, declaró ayer el “estado de emergencia económica y social” con el objetivo de abrir un debate nacional que permita alcanzar “un nuevo contrato social”, en respuesta a la ola de protestas de los ‘chalecos amarillos’ que ha puesto en jaque a su Gobierno.

Macron compareció en un mensaje a la nación tras reunirse durante cuatro horas con sus principales ministros, los sindicatos y la patronal para explorar una solución a las revueltas que comenzaron hace un mes contra la subida del impuesto sobre los combustibles y que han ido aumentando hasta reclamar cambios profundos en política y economía.

A la espera de que este “nuevo pacto social” se concrete, el presidente galo anunció como medidas inmediatas que en 2019 el salario mínimo subirá cien euros mensuales sin coste adicional para los empresarios, a los que al mismo tiempo ha instado a pagar las horas extra y a dar a sus trabajadores una prima de final de año, todo ello libre de gravámenes.

Cese de la libertad

Durante un breve discurso retransmitido por varias cadenas nacionales, el presidente de la República manifestó que “queremos una Francia donde se pueda vivir dignamente del trabajo. Y le pido al Gobierno y al Parlamento que hagan lo necesario para ello”.

En este sentido, Macron comenzó su intervención dirigiéndose a la nación y con un mensaje de condena de la violencia presenciada en la calle durante las últimas manifestaciones de los ‘chalecos amarrillos’. En este sentido, advirtió de que ese camino no lleva a ninguna parte sentenciando que “cuando la violencia se desencadena, la libertad cesa”.

Fue la decisión de subir la tasa de carburante en enero de 2019 la que desencadenó una serie de protestas que han puesto en jaque la estabilidad del Gobierno de Macron. De hecho, la oposición ha llegado ha plantear la posibilidad de una moción de censura.

De otra parte, el ministro de Finanzas galo, Bruno le Maire, manifestó ayer que la factura de la crisis desatada en Francia por las movilizaciones y protestas de los llamados ‘chalecos amarillos’ ascenderá a una décima del crecimiento previsto para el PIB del país. Una consideración realizada después de que el Banco de Francia haya recortado a la mitad su pronósticos de crecimiento para la economía francesa en el cuarto trimestre, hasta el 0,2%.

“Los eventos actuales deberían costarnos 0,1 puntos de crecimiento trimestral”, declaró el ministro francés durante una entrevista concedida a la emisora RTL, recogida por Europa Press, añadiendo que “esto es menos prosperidad para los franceses”.

A este respecto, Le Maire expresó la disposición del Gobierno galo a brindar ayuda a las empresas afectadas por el movimiento de los ‘chalecos amarillos’, incluyendo el aplazamiento del pago de las contribuciones a la seguridad social y algunos impuestos.

Menos crecimiento

Durante su intervención, el ministro francés defendió además la decisión de rebajar las cargas tributarias al capital, subrayando que esta medida servirá de impulso a la reindustrialización de Francia al dejar de gravar en exceso la inversión necesaria.

En este sentido, Le Maire señaló que su prioridad sigue siendo la creación de puestos de trabajo, pero añadió que “esto pasa por que haya una caída de las cargas en las empresas”.

Por otro lado, el Banco de Francia ha revisado a la baja su pronóstico de crecimiento para el país galo en el último trimestre del año, que pasa a ser del 0,2%, frente al 0,4% de la primera estimación de la entidad.

Asimismo, la entidad también indicó que la encuesta de confianza entre los distintos sectores de la economía refleja una ligera caída en el sector manufacturero, donde el indicador bajó a 101 puntos en noviembre desde los 102 del mes anterior.

En el caso del sector servicios, el dato de confianza se mantuvo estable en 102 puntosa, mientras que la confianza del sector de la construcción repitió los 105 puntos de octubre.